La meva llista de blocs

Nautika toma forma humana

Cuando la hija de la mañana, Eos, la de los dedos rosados, descubrió el día, Nautika, la gozosa musa de los bloggs, abrió la conexión de los ordenadores; y dispuso que por sus filamentosos nervios comenzara a fluir, para placer de los mortales, con líquida premura ríos de información que los dioses del Olimpo custodian con dadivoso recelo, y que ahora, Hermes, el dios de los pies alados, enviaba ufano a los mortales.

Ana, de divina sonrisa, llegó al bien construido instituto, y con andares propios de la diosa Atena entró resueltamente en la sala de profesores. Y a todos los que alí había, que no eran pocos, se dirigió con estas aladas palabras:

-Oh compañeros, caros a los dioses, que Atenea, la diosa de los ojos de lechuza, os sea propicia y permita que de vuestras gargantas surjan en forma de aleccionadores discursos y sabios consejos, los preclaros pensamientos y enseñanzas que en vuestras mentes habitan, y que en vuestros bloggs, que bajo la inspiración de la gozosa Nautika, la musa que alegra los bloggs, encontréis divina iluminación para continuar colgando posts que día a día proporcionan gran contento a los olímpicos dioses.

Así dijo, y todos y cada uno de los que allí había se sintieron reconfortados con las palabras que Ana, semejante a una diosa, les había dirigido con una dulzura y belleza propias de la diosa Afrodita. Pero Potroclo, así que la hubo escuchado, no se sintió satisfecho, sino áspero y huidizo.

Y la paciente y juiciosa Ana, advirtiendo el desprecio en el rostro de Potroclo, elevó al aire colmado de divina sabiduría del instituto, de muchos pupitres, estas precisas y bien timbradas palabras:

-Potroclo, sé que me eres esquivo como lo son los peces en el mar a los hombres, y adivino en tu torvo mirar, semejante al aborrecible y deforme Polifemo, a quien el divino Odiseo diera una bien merecida lección de inteligencia, que no te soy grata ni a tus oídos ni a tus intereses, pero has de saber, oh compañero, que no es mi deseo otro que el de hacer llegar hasta nuestro mortal y limitado entendimiento humano, la luz divina que Nautika, la sonriente musa de los bloggs, tiene a bien disponer para quien quiera hallarla, en este claro día, a través de los ordenadores, de eléctricas venas.
Así se expresó. Abstuviéronse todos de contestar a la prudente Ana, semejante a una diosa, y enseguida, con las palabras que pronunciara, inspiradas sin duda por Nautika, la feliz musa de los bloggs, aún càlidas en el aire del concurrido recinto, quedaron todos en reverente y respetuoso silencio. Y Potroclo, separándose del silencioso grupo, alzó su raída voz y habó de este modo:
-No veo momento sino de hacer seguimiento de las programaciones, ricas en objetivos, actividades y adaptaciones curriculares, y proceder a reconducir la situación para llevar a cabo una valoración de todas y cada una de las intervenciones, independientemente de que los bloggs sigan su curso.
Entonces, la mensajera Iris, hija de Hera, la esposa de Zeus, que amontona nubes, fue en busca de Nautika, la musa de los bloggs, que tomando la figura humana de Quini, la que organiza y distribuye horarios, y pronto hizo su divina aparición en el umbral del recinto donde los sabios profesores debatían tan puros aconteceres, y dirigiéndose a Potroclo así le dijo:
-Habla por ti y no por tus compañeros, infeliz Potroclo, que no hallas la paz en los bloggs que Ana, cara a los dioses, tiene a bien, protegida por la divina Nautika, acercarnos hasta nuestras mortales mentes. Ve a tu clase y cumple con tu asalariado deber si no quieres participar del festín intelectual que gratuitamente se os ofrece, y deja a tus compañeros inmersos en el divino mundo de los bloggs; y bien te estaría, esquivo Potroclo, que para que los dioses que viven en el Olimpo te sean propicios y te favorezca como a tus compañeros con rayos que Zeus, el padre de los dioses, lanza generoso, llenos de divina alegría y buenos propósitos, que sacrificaras un becerro elevando sinceras plegarias que lleguen hasta lo olímpicos palacios residencia de los dioses inmortales.
cuando así hubo hablado, se esfumó Nautika, que había tomado la forma humana de Quini, la desfacedora de entuertos, y todos vieron en el rostro de Potroclo sincero y dulce deseo de aceptar los divinos consejos de Nautika. Y todos corrieron alegres a abrazar afectuosamente a Potroclo, y este les correspondía muy satisfecho y lozano. Y los dioses se alegraron.

Don Quijote del blogg

Donde se cuentan las razones que pasó Sancho Panza con su señor don Quijoter, el día que éste descubrió el mundo de los bloggs, con otras aventuras dignas de ser contadas

Cuenta esta verdadera historia que llegó a su amo marchito y desmayado, tanto, que no podía arrear a su jumento. Cuando así le vio don Quijote, le dijo:
-Ahora acabo de creer, Sancho bueno, que aquel castillo o venta es encantado, sin duda. Mira Sancho amigo, qué feliz negocio tengo entre mis manos.
Y desta manera diciendo, mostró nuestro caballero andante el ordenador portátil de segunda mano que Paco el ventero le había vendido y que con tanto acierto a instancias de Paqui, la mujer del mencionado ventero, tuvo a bien ofrecerle por el juicioso precio de diez y seis maravedís al contado que satisfizo con hombría y sin titubeos el ingenioso don Quijiote.
-¿Qué es este prodigio?-respondió medio aturdido y como fuera de razón Sancho Panza- que vuestra merced me está enseñando que no paraece sino que fuera obra y manejo del mismísimo demonio habitator de los infiernos?
-¡Qué poco sabes de las cosas de informática!-respondió presto don Quijote- y menos de la cabal locura que asiste a los que en los bloggs encuentran solaz y recreo. Ya te dije, Sancho amigo, que quien confunde gigantes con molinos, no es personas seria y sensata, sino pelele sujewto a los terribles aconteceres que los malandrines magos que me persiguen tienen a mal prepararme. Despierta Sancho, no seas zafio y tosco, sino espabilado y procaz. Has de saber que la sin par Ana imparte cursillos sobrer el referido tema, de afamada y prestigiosa eficacia.
-No seré yo-dijo Sancho Panza- quien se apunte a uno de esos endiablados cursillos donde no habitan sino los fantasmas atroces y los brujos mediocres que intentan tomar no ya el entendimiento del alumno, sino su propia alma, y le introducen con artificios propios de la magia y las malas artes en el despiadado e irreal mundo de las pantallas donde, ya digo, viven sin duda todos los espíritus que no encontraron paz ni sosiego en el cielo. Vea vuesa merced de entrar en razón, y apartarse de una vez por todas de la virtualidad de ese mundo, y ver que aquí, junto a mi humilde jumento y su egregio Rocinante llevamos vida seria y honrada, aunque no exenta de piedras que turban nuestro caminar. Mire vuesa merced que los ordenadores los carga el diablo...
-¡Basta Sancho!-respondió don Quijote- ahora veo que la mente de algunas pewrsonas no la hizo el Altísimo pasra ciertos menesteres. Calla si no quieres entrar en el maravilloso mundo de los bloggers, calla y no hables si no pretendes ver más que lo que ves, y calla ya por último si tu deseo no te lleva a quere extasiarte en las maravillas de la cueva de Montesinos que sin duda alguna se halla en alguno de estos bloggs a los que me refiero. Y por fin, Sancho amigo, he de darte la razón en que las eléctricas pantallas que dan paso a este mundo vienen cargadas por Lucifer. Pero, tente, Sancho, has de saber que ¡me he convertido en un blogger andante!. A nada temo, todo está a mi cura y antojo gracias a los desvelos y parabienes de mi dulce Ana que se desvive por todos sus alumnos, entre los que yo, su fiel don Quijote, me tengo por uno de sus humildes discípulos.
-No pareciera-dijo Sancho Panza- que esa Ana haya sorbido los sesos de vuesa merced, y que usando el diabólico arte de los bloggs haya mudado sus tan puros pensamientos que tenían en Dulcinea del Toboso su sino y su única verdad.
-No digas eso-respondió don Quijote- que cada vez me sorprende más tu destemplanza y tu hueco talante, y no confundas la gimnasia con la magnesia que nada tiene que ver la una con la otra; templa tus nervios y conduce firme tu jumento hasta aquella loma que allí asoma, donde, si las señas del blogg de Gemma no me engañan, hallaremos paz y sosiego junto a un riachuelo que allí mismo quiso Dios que naciera feliz y libre.
En estas y otras pláticas les tomó la noche en mitad de camino, sin llegar al arroyuelo que don Quijote había aventurado a advertir que allí había. Como sea que la noche era noche sin luna, la oscuridad les invadió de tal manera que Sancho Panza comenzó a temblar pensando si no tendrían algún indeseable encuentro por ser aquellos lares lugar propio de paso de gentes de toda calaña. Don quijote sacó el ordenador y conectándolo le ofreció al tembleante Sancho alivio y acomodo al amparo de la tenue luz de la pantalla.
-Mira Sancho- dijo don Quijote- observa la pantalla, aunque sé que no sabes leer, y mira en ella lo que ahí proclama la brillante luz de los bloggs. No te asustes ante los chillones colores ni frente a imágenes reales, que lo son, no virtuales como tu sostienes, que de ellas pudiera derivar nuestra salvación en esta atroz noche.
-No veo-respondió Sancho Panza- que estos atronadores y diabólicos pigmentos luminosos que cual estrellas brillan en la noche, pudieran saciar nuestra hambre. Más me llevan a pensar en raros conjuros que a nada van a llevar más que a una certera disposición: que esta noche la cena de vuesa merced y la del hijo de mi madre va a consistit en el solo respirar de este cálido y negro aire de la sierra.
-¡Hombre de poca fe, que lo eres, indocumentado Sancho!-respondió don Quijote- bien deberías saber que entre las amalgamas de estas redes infinitas que tú tienes erróneamenbte por conjuros, está preso todo el conocimiento del mundo. Y yo, aprendiz por la gracia de Ana, un día seré capaz de desentrañar, uno a uno todos y cada uno de estos conocimientos que indefectiblemente me llevarán hasta mi Dulcinea del Blogg.
-Veo con claridad-dijo Sancho Panza- que la preclaridad de los bloggs produce monstruos. ¿Cómo va vuesa merced, ni nadie en su sano juicio, a encontrar a au amada por el simple procedimiento de unas luces y unas extrañas abluciones en este teclado?
Dicho esto, como sea que don Quijote no dejara de manipular su artefacto informático en busca de nuevas noticias en los diferentes bloggs, halló algo interesante y lanzando un grito de júbilo dijo:
-¡Sancho, vas a saber enseguida de la utilidad de los bloggs! acércate y escucha. He encontrado una página en el blog de Suni que pudiera hacerte cambiar tu parecido parecer.
-¡Qué será eso tan importante para mí- respondió Sancho Panza con grave desaliento- que pudiera interesarme ahora más que una buena cena, pues sepa vuesa merced que como dice el refrán "más vale pájaro en mano que ciento volando"
-La ínsula Barataria, Sancho, la ínsula Barataria!
-¿Qué dice vuesa merced?-respondió alertado sobremanera Sancho Panza.
-Eso mismo que tus tospes oídos han oído- respondió Don Quijote- aquí hay una extensa y pulida información sobre el lamentable estado en que dejó tu gobierno a la mentada ínsula. Y no es una pa´gina que lo menciona, sino varias. Y en todas ellas el nombre de Sancho Panza aparece con más pena que gloria.
-Esto no es posible-respondió Sancho- semejante afirmación es, a parte de atropello, cosa clara y concisa que sólo obedece a brujería. Y a lo cual ahora y siempre me negaré a someterme.
-¡Ay Sancho!-respondió don Quijote- ¡ni las evidencias alivian tu lerdo pensar! ¡Pues no ves que esta pantalla ofrece detalles fidedignos de lo que fue un desastroso gobierno en el que tú te viste involucrado, y del que no sacaste, como es propio de tu torpeza, enseñanza ninguna?
-Más bueno era vuestra merced-dijo Sancho- para predicador que para bloggero andante.
Y ya sin ganas de contestar don Quijote, vencióle el sueño y la terquedad de su escudero, y quedó dormido bajo la tez parpadeante el cielo sideral. Y en viéndolo así plácidamente dormido abrazado a su ordenador, hizo lo propio el fiel Sancho y dejóse abrazar por Morfeo.

Seguidors