La meva llista de blogs

Momentos mágicos



Yo desconfío del tiempo, porque es un asesino del presente. Un asesino impenitente. Sin descanso, sin escrúpulos, contumaz, el tiempo mata continuamente el presente y lo hace suyo convirtiéndolo en pasado. Y lo hace una y otra vez, vertiginosamente, sin tiempo para parar el tiempo. Y uno, cuando va a darse cuenta, ve que ya ha pasado su tiempo. Sí, desconfiad de él. No os dejéis atrapar por su fácil y sutil fluir porque el tiempo es implacable, desalmado, no atiende a súplicas, todo lo quiere para sí.
Y lo que es peor: arrebata la viva alma de las cosas animadas o inanimadas y va deteriorando su ser. Los objetos, el paisaje, los sentimientos, todos son víctimas de su desbocado galopar.
Por eso tuve que aprender a detener el tiempo. Fue tarea ardua y casi imposible, pero lo conseguí. No sin ayuda. Sería injusto no agradecer a las musas (a Nautika también) todo su apoyo, para que hoy, en ciertas ocasiones, haya conseguido que el tiempo se detenga para mí. Entonces el devenir pierde todo su poder destructivo y se transforma en algo benévolo, afable, cómplice, creativo. Son mágicos momentos en donde, libres del paso del tiempo, todo lo que es imposible se hace posible. Es entonces cuando se pueden oír las diminutas pisadas de los trasgos atravesando mi habitación, los leves susurros de las hadas, o los lejanos cantos de las sirenas que envuelven mi imaginación y la pueblan de buenas vibraciones…

4 comentaris:

Ditaur ha dit...
Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.
Yessi ha dit...

Es cierto, con frecuencia el tiempo nos hace sus presas, se apodera de nsootros sin remedio, pero también es cierto que a veces parece que lo detenemos, cuando hay sucesos que marcan nuestra vida, aquellos que nos dejan gratas atisfacciones y mucho que recordar.....abrazos.

elfe ha dit...

hola,he leído todos los escritos,son hermosos " Momentos mágicos son los que vivimos " añoro mi niñez,recuerdo aquella niña con su mochila en la espalda rumbo a la escuela,feliz por ir aprender, jugar con tantas niñas con el juego de la pelota, era una enorme rueda,solo que tenías que esperar que te tocara y aventar la pelota a otra niña, de quién era la pelota? de tu servidora,la niña de la mochila y la pelota bajo el brazo y un centenar de niñas jugando, felicez.
De los libros favoritos que guardo en mi corazón y alma de niña era Pinocho, nada de dibujos, solo actuaba la imaginacíón," Pinocho dentro de la panza de la ballena era increible que saliera ileso,la inocencia de la niñez es oro molido.Y que decir de Platero mi burrito querido,los adoro y pensar que pocos hay en existencia.La lluvía de rosas, rosas blancas y azules que caen por doquier, mira Platero es la felicidad de mi niñez.Adiós

MAR ha dit...

Yo,quiero aprender a parar el tiempo.
Besos.

Seguidors