La meva llista de blogs

Amor fugaz, amor eterno (2ª parte)


Antonio no lloró delante de Marian, pero cuando llegó a su casa, lloró en la soledad de su habitación.
Aquel verano pasó. Y Antonio superó la ausencia de Marian gracias a sus amigos y a una chica que conoció en una discoteca de Castellón que se llamaba Lidón. Tras un mes lo dejaron, pero Antonio descubrió que el mundo estaba lleno de chicas. Y no le importó haber roto con Lidón porque había descubierto que el amor es algo que algún día, donde menos se le espera, llega. Como aquel día de verano cuando encontró a Marian; pero ahora ya no sentía casi nada por Marian, aquel fugaz amor de dos días que fue el primero. Pero él, a veces, cuando bailaba con chicas, siempre pensaba que aquella niña fue la que le hizo despertar su vida amorosa, y que aunque sabía que nunca la volvería a ver, nunca la olvidaría.
Pasaron los años y Antonio se hizo mayor. Acabó sus estudios. Se puso a trabajar en un instituto de Castellón como profesor de Matemáticas. Se casó. Tuvo dos hijos. Y cumplió los cincuenta. Y un día, como dice Sabina “Va el diablo y se pone de tu parte”. Porque Antonio, a pesar de no creer en estas cosas, pensó enseguida que aquello era obra del maligno.
Tenía un alumno en la clase de su tutoría que se llamaba Borja Alcobendas Izquierdo. Era un buen chaval, pero lo encontraba algo despistado. Hacía poco que había llegado de un instituto de Madrid, y le estaba costando aclimatarse al curso. Creyó conveniente llamar a sus padres. Vino su madre a hablar con él. Entraron como si tal cosa en la sala de visitas. Se saludaron cordialmente y Antonio empezó a hablarle de su hijo. Entonces intervino la madre, y Antonio sintió que aquella voz le resultaba extrañamente familiar. Tenía delante la ficha de Borja, y de soslayo pudo leer, “nombre del padre: Pedro” “nombre de la madre: María de los Angeles”. No. No podía ser lo que estaba pensando. La miró con recelo. Llevaba gafas. Algunas arrugas se dibujaban bajo los ojos. El pelo, de pelirrojo teñido, caía graciosamente sobre su frente en un asimétrico flequillo. No se había fijado bien, pero era más bien bajita y con algún kilito de más. Pero había en ella algo que le transportaba hasta un lugar muy hondo de su recuerdo. No podía ser. No podía tratarse de su Marian. Aquella niña pizpireta que revolucionó su vida amorosa en un par de días tan solo. Siguieron hablando, pero Antonio se mostraba torpe y como fuera de sitio. Tal vez la madre de Borja notara aquel azaramiento repentino en Antonio y, temiendo que alguna cosa le ocultara de su hijo, le preguntó de sopetón que si Borja había hecho algo que ella debía saber. “No, no, no es eso” le contestó sin pensar Antonio. “¿Se encuentra bien?” le preguntó a Antonio. Y él tuvo el valor suficiente para contestarle con otra pregunta: “¿Tú –de pronto empezó a tutearle- estuviste en el Grao de Castellón en las fiestas de San Pedro del año 1974?” La madre de Borja quedó perpleja. Pero, a santo de qué venía aquella pregunta… Y tras unos instantes de aturdido silencio contestó confundida que sí. Que sí, era cierto, que ahora que lo pensaba, cuando cumplió doce años, fue al Grao de Castellón con sus padres a casa de un pariente y que recordaba que habían pasado una semana allí. Pero, cómo podía saber eso aquel profesor… Antonio volvió a la carga: “¿No te acuerdas de mí?” se atrevió a preguntar. La madre de Borja se le quedó mirando vacilante sin saber qué contestar. No, no se acordaba de él. Pero ¿quién era aquel profesor? “Soy Antonio. Nos conocimos en el baile. Después fuimos al puerto y subimos a la barca de mi padre… y después te fuiste, y ya no nos volvimos a ver”. Entonces se le iluminó la cara de Marian. “Sí, si que me acuerdo… ahora me acuerdo perfectamente; sí, aquel chico, pero… pero aquel chico no se llamaba Antonio…se llamaba Miguel.”


Fin del relato.

Este relato pudo haber estado basado en hechos reales.

34 comentaris:

Lourdes ha dit...

Miguel??? Pues no se acuerda tan perfectamente de él, no?
jejej
Pobre Antonio!
:)


Besos, Miguel!
Anda, que te llamas igual!!!!
jajajajajajajaja

Recuerdos perdidos ha dit...

Esto demuestra que cada persona vive las cosas con una intensidad diferente.
Me gustó.

Yolanda ha dit...

¡Ya decía yo! Menuda novela... La vida es así de caprichosa, nos lleva por derroteros inesperados. Yo he tenido de alumna a una hija de alguien que estuvo conmigo en el Sáhara, nuestros padres eran muy amigos. Pero amores, amores... pues no. Sería un buen corte, supongo, reencontrarme con alguien que supuso algo para mí en el pasado. Claro que tampoco fueron tantos, así que las probabilidades son más bien escasas. A veces alguien del pasado reaparece y parece un fantasma. Hay recuerdos y personas que más vale dejar donde están.
Por aquí hace ya bastante calor, de repente, como siempre. Te recuerdo que la última semana de mayo voy a Benicássim con los chavales, ve haciendo un hueco para vernos, ya sabes.
Un fuerte abrazo, colega.

Belén ha dit...

Bueno, es que lo que le marca a uno, al otro puede resultarle una anécdota!

Besicos

Rachel ha dit...

Así es la vida, y el amor claro. Lo que unos viven de manera intensa y maravillosa, otros lo perciben como algo pasajero y sin importancia, un vago recuerdo. Caprichos del destino...Besos, Rachel

Joselu ha dit...

A veces la vida y la literatura confluyen, se enredan, se anudan y toman perfiles inesperados. La realidad está llena de confluencias mágicas en las que el azar es lo menos casual que se pueda imaginar. Ya lo decía Cortázar en el comienzo de Rayuela: "...acercarme a la Maga que sonreía sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico".

Un relato interesante.

Luis Antonio ha dit...

A veces estos reencuentros, fruto del azar o del destino, sirven para modificar recuerdos perdidos en tiempos pretéritos un tanto idealizados...

Tu historia, Miguel, con matices, es la historia de muchos amores primerizos. Por eso la sentimos tan cercana.

Un abrazo

Miguel ha dit...

Lourdes: Fíjate la de vueltas que puede llegar a dar la vida.

Recuerdos perdidos: Sí. A veces nos decepciona que alguien no tenga tanta pasión como uno se ha tomado.

Yolanda: El tiempo enrarece los sentimeintos, ¿verdad? y embota las pasiones. A ver si te veo por aquí..

Belén: Sí, lo que para uno es una simple tontería, a otro le puede parecer un recuerdo apasionante.

Rachel: Ya ves, para uno fue un recuerdo de más de cuarenta años, y para la otra, oues ya ves, ni se acordaba. Así es la vida.

Joselu: Bonita cita. A veces, uno ya no sabe qué es casual, y qué no lo es.

Miguel ha dit...

Luís Antonio: Es verdad, yo creo que todos tenemos en nuestros más recónditos recuerdos unas sensaciones parecidas de nuestros primeros amores.

Miguel ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Miriam ha dit...

Claro que sí... ya me parecía a mi que eras tuuuuuuuuuuu!!!
Cuantas vueltas tiene la vida, y en cada una nos puede esperar una sorpresa...
Linda historia Antonio, perdón!! Miguel!!!
Besos

Miguel ha dit...

Miriam: Sí, sí... Miguel, se llamaba Miguel, y no Antonio. Sí, como decía algo de vivencia personal hay en el relato.

cristal ha dit...

No es ningún tópico que la vida da mil vueltas y nunca sabemos lo que nos espera en cualquier recodo del camino.

Tu historia me ha parecido muy tierna y podía estar basada perfectamente en hechos reales, como tú bien dices, Miguel.

Un beso.

Vane ha dit...

la vida da muchas vueltas y no sabe ni cuándo ni donde puedes volverte a encontrar con aquella persona que marcó tu vida de alguna manera.

me ha gustado el relato!

Besines

Carlos G.P. ha dit...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog
Puede ver mis vídeos: “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón” en la dirección siguiente: http://vimeo.com/9374224 y “Educación y Nuevo Paradigma Científico” en la dirección: http://vimeo.com/10085584

Miguel ha dit...

Cristal: Pues eso, que la vida da muchas vueltas.

Vane: El tiempo lo entibia todo, pero el recuerdo está ahí.

Carlos G.P: Paso a tu blog a ver el libro.

cactus girl ha dit...

Y tanto que está basado en hechos reales...

Más reales que la vida misma!!

Muy buena historia. Y preciosa.

Un beso compañero

Miguel ha dit...

Cactus girl: La vida nunca dice la última palabra. La sopresa acecha a cada esquina.

Marinel ha dit...

Bueno,bueno...
Pues creo que modificando algunos detallitos de escasa importancia,bien pudiese ser,como bien dices,una historia muy real y ocurrida a alguien cercano,¿no?
La vida siempre parece tener un as escondido en la manga para sorprendernos.
Qué memoria tan excelente la del protagonista que quedó marcado por aquel su primer atisbo de amor...
Precioso,"Miguel".
Besos.

fernando ha dit...

cada persona es un mundo y nunca sabemos como va a reaccionar. Genial relato. un abrazo.

María ha dit...

¡¡Vaya Miguel, pero qué vueltas da la vida Dios mío!!


lo cierto, es que cuando menos te lo esperas, como dice Serrat, "la vida te besa en los labios" acto seguido cuando aún te estás relamiento va y ¡¡zaaaas!! te arrea un bofetón y así día tras día, año tras año, hasta que un buen día, mira tú por donde Marian, es la madre de un alumno tuyo jajaja.

Me ha encantado Miguel, pues...No sabe lo que se ha perdido Marian jajaja, bueno, esa es otra...todo tenía que suceder tal cual ha sucedido, para que llegara tu esposa que a buen seguro, la gana y con creces... el destino es inescrutable ;-)


Muchos besos y feliz finde.

Miguel ha dit...

Marinel: Podría haber sido real la historia, sólo faltan algunos detallitos...

Fernando: Efectivamente, cada persona hubiera reaccionado de una manera distinta.

María: La vida, querida María, te tiene preparado muchas cosas, y a veces parece que el destino se disfraza de sorpresas. Pero es el destino quien gana la partida ahí.

Cris ha dit...

ooooooohhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!

:)

Besosssssssss!!!

Miguel ha dit...

Cris: ¡Qué te parece....!

María ha dit...

Hola, Miguel:

Por lo que veo, llego tarde a este relato, y no quiero empezar leyendo éste sin haber leído el primer capítulo, por lo que ahora mismo me voy a leer el anterior post.

Un beso.

Miguel ha dit...

María: Haces bien. Porque si no se lee el primero a lo mejor no entiendes el segundo.
¡Ya me contarás...!

Esther ha dit...

Si sólo fue,si no será, si quizá era un reflejo de la verdad mentirosa... Ocurrió quizás que los corazones bailaron y tras un tropezón maleducado se durmieron con el Olvido,pero éste no todo lo borra.

Vale más recordar, inventar y crear que olvidar, mirando más allá, aunque solamente sea por la satisfacción que con ello siente el alma...
Que olvide quien quiera o mejor dicho quien pueda.

Miguel ha dit...

Esther: Preciosas palabras y mágicas reflexiones las tuyas. Donde el olvido y la verdad fracasa, triunfa la imaginación y la esperanza.

El rincón de Chiriveque ha dit...

Precioso, amigo, y muy emotivo. Un abrazo.

LOLI ha dit...

Ainss el primer amor!!!ese que nunca se olvida,ella tampoco se había olvidado y eso que fueron solo dos días,lo que la despistó fue el nombre igual que a mi,me explicas lo del nombre?Acaso es que te cambiastes el nombre?Cuentameeeee ;)

Un besazo

Miguel ha dit...

Chiriveque: Me alegra que te gustase.

Loli: Muy sencillo. En realidad se llamaba Miguel. Pero como la historia es mitad verdad y mitad inventada, me he inventado el nombre de Antonio. En otras palabras, que el final es inventado, sólo es verdad el nombre. No sé si me entiendes.

LOLI ha dit...

Jajajaja,vale ;)Lo entiendo.

Entonces si el final es inventado,le dijistes quien eras?que te dijo?

UN BESAZO ;)

Miguel ha dit...

Loli: Es que no me he explicado bien. Es verdad que tuve una novieta cuando tenía diecéis años (ella doce) y es verdad que le llamaban Marian. ¡Pero todo lo demás es inventado! Lo del nombre lo he puesto para despistar.... si me llega a pasar de verdad, no sé cómo hubiera reaccionado, la verdad. Con lo tímido que soy, me hubiera callado, seguro.

Un beso.

LOLI ha dit...

Jajajajaja,que pesada soy,eh?Vale ya me he enterado,jeje.
A veces nos sorprendemos a nosotros mismos si te llega a ocurrir ...no se sabe como hubieras reaccionado,al igual os hubierais echado unas risas¿no?

Yo volvi a ver a mi primer amor hace unos cuatro años y nos fuimos con mi familia a comer una paella,se llevaron bien todos hasta mi Patrick con su hijo que fijate son de la misma edad.

UN BESAZO ;)

Seguidors