La meva llista de blogs

La cerradura


Hoy se ha roto la cerradura de la puerta de mi casa. He llamado al cerrajero y ahora está arreglándola. Lleva hurgando en la puerta desde las cuatro de la tarde. Son más de las siete y aún no ha terminado. Desde la salita donde tengo el ordenador se escuchan los murmullos metálicos del cerrajero. Oigo pasos silenciosos por el pasillo. Acaba de llegar mi mujer. Me dice que se ha encontrado con una compañera de su escuela. Me cuenta mi mujer que le ha dicho que este viernes tienen una cena. Mi mujer no va a esta cena. No va porque es una cena solo para mujeres separadas.  Me explica que en su escuela hay muchas mujeres separadas. Y me cuenta que en todos los casos el causante de la ruptura fue el marido. El marido, que se fue con otra más joven. Me especifica algunos casos concretos: Pepa, que ronda los sesenta años y que lleva cinco separada. Su ex marido está con una chica de treinta. Begoña, de cuarenta años. Su marido la dejó por una alumna suya (del marido, se entiende) veinteañera. El era el director de su tesis doctoral. Ana, de cincuenta y pico. Hace diez años su marido se fue a Lleida a vivir con una amiga de su hija. Carmen, de sesenta y pico años. Separada desde hace veinte. Nada sabe de su marido en la actualidad, solo que la dejó por una jovenzuela rumana que les limpiaba la casa. Parece ser que viven en Madrid.
El cerrajero me llama. No se aclara. La cerradura tiene unos tornillitos dentro que dice que le impiden poner el bombín. Yo no entiendo de cerraduras. Me dice que tiene que llamar al jefe para que le ayude a solventar el problema, pero es tarde y no podrá ser hasta mañana. Yo me quedo pensando…

45 comentaris:

TORO SALVAJE ha dit...

A los hombres nos cuesta aceptar el paso del tiempo y tendemos a buscar una segunda juventud tras cualquier espejismo.

Saludos.

Joselu ha dit...

No sé mucho sobre el tema, pero tengo la impresión de que para llegar al matrimonio es bueno haber tenido una vida intensa amorosamente antes del mismo, de modo que sea una elección de vida madura. La crisis de la mediana edad es comprensible. Las personas cambian y se fosilizan las rutinas. La pareja pierde toda su mordiente desde sexual a sentimental. El hombre dicen que tiene la edad de la mujer que está a su lado. No me cabe duda de que irse con una mujer de menor edad es luchar contra la decadencia, contra la vorágine del tiempo, contra la rutina... es un espejismo tal vez espléndido de ansia de rejuvenecimiento.

He conocido, no obstante, matrimonios que se han roto dolorosamente con hijos de por medio y al cabo de varios años me decía la mujer abandonada que era lo mejor que podía haberle ocurrido, que al fin había podido sentirse libre y no atada a un hombre que la sometía en tantos sentidos. Las rupturas son conflictivas pero el tiempo hace que no parezcan tan absurdas. El matrimonio de por vida no da idea de la variedad de la existencia. Y lo dice un monógamo, enormemente feliz en el suyo.

Saludos.

Gemma ha dit...

Por Dios! que cambia la puerta entera jajaja

En cuanto a lo de las separaciones...queda alguien casado a parte de vosotros jajajaj


Un beso Miguel, que te sea leve...y oye llama al cerrajero de urgencias y que le dé unas clases aceleradas al menda que no vas a estar toda la noche con la cerradura así...o sí? qué miedo!

Otro beso :D

Gemma ha dit...

Acabo de mirarme tu cerradura y creo que la muesca para poner el tornavís está fatal, me parece que necesitas un chorizo que remate la faena :D

Gemma ha dit...

Suerte!!

Gemma ha dit...

Me siento impotente, no te puedo ayudar...

Luego escribe eh? que quiero saber si vas a estar así toda la noche...

Gemma ha dit...

Tornavís es destornillador jajaj qué barbaridad...

Joselu ha dit...

Yo no había dicho nada de tu puerta, pero vaya tela. Me recuerda la historia del lacito rojo. ¿Todavía está? Es un relato que me fascinó dentro de su sencillez. Tienes un don de creación unido a la sencillez de la estructura. No siempre lo consigues, pero sí con frecuencia. Hoy esta mezcla de arreglo doméstico y reflexión sobre los maridos que abandonan a sus esposas en busca de conejos más tiernos, es eficaz. Supongo que es eso. Quería modificar mi comentario, pero lo dejo así.

Un abrazo y suerte con la cerradura.

Yolanda ha dit...

Menudo problema, dormir sin cerradura en la puerta... Más de uno en tu lugar pasaría la noche en vela. Algo de aparente poca importancia se convierte en todo un drama. Yo tengo la suerte de tener un marido que es un manitas impagable, lo mismo cambia la pastillas de los coches que arregla el calentador o instala la calefacción, es un MacGiver de primera. Algún día te contaré arreglos suyos dignos de figurar en el Guinness.
Es curioso, los últimos casos que conozco de separaciones (cada vez más numerosas) han sido por iniciativa de las mujeres, y he de decir que gran parte de ellas son retorcidas y maquiavélicas hasta decir basta. Me cuesta constatarlo, me considero feminista convencida, pero estos ejemplos dicen muy poco de la condición femenina, lo digo muy en serio. Cuesta entender que algunas madres se comporten como yo veo a veces, no te haces una idea. Es toda una rareza encontrar matrimonios de larga duración, yo tengo varios casos en mi familia y aunque no sé muchos detalles puedo llegar a intuir las razones. Creo que ponemos demasiadas expectativas en la vida en pareja, pensamos que es la receta infalible para la felicidad porque así nos lo han "vendido", y en realidad tiene poco de idílico. Día a día debes trabajar la armonía, la comprensión, la colaboración, la tolerancia... Una casa y una familia conllevan muchos gastos, problemas, inconvenientes... y hace falta una paciencia casi ilimitada para no montar un cirio por una tontería. Todos llegamos cansados del trabajo y lo que menos nos apetece es ir a la compra, limpiar el baño, poner la lavadora, preparar la cena... Es un no parar con escasa recompensa. Si además hay que ser esclavo de la hipoteca, la contribución, el seguro del coche... apaga y vámonos, Como dice mi marido, muchas parejas sólo se ven para echar cuentas, y eso no hay quien lo aguante por mucho amor que hubiera al principio. Da para mucho este asunto...
Un abrazo, colega.

VivianS ha dit...

Con el mayor respeto y aunque no te suene muy gracioso, espero que el cerrajero no logre su cometido en varios días, así nos dejas estos textos; parece una charla a la vez que vigilas con el rabillo del ojo para ver cuando terminarán los murmullos metálicos.
Pues es así, todo está rarísimo hoy en día, porque también tengo que aceptar que muchas de mis amigas están con hombres más jóvenes, aunque todo dura menos que un merengue en la puerta de un colegio. Pobre Carmen, creo que ha sido la más perjudicada…¡Porque ahora tendrá que limpiar la casa!
Un abrazo Miguel.
¿Y si cambias de cerrajero?

Anna Jorba Ricart ha dit...

En un grupo de mis amigos hay, casi más de la mitad de las parejas separadas, es una estadistica generalizada, una epidemia al parecer...enhorabuena por resisitir vosotros...
y la cerradura al final la tendrás que instalar toda nueva.
Hacer turnos esta noche de estar en vela para evitar posibles intrusos....
Buen descanso sin sobresaltos ¡jejejeje!.

Vane ha dit...

Supongo que los hombres pasan una especie de crisis al llegar a una edad que les hace volver a querer ser jóvenes y por eso lo buscan en mujeres más jóvenes que ellos. Aunque yo quiero pensar que si el amor es de verdad y con ese sentimiento te casaste.... no debería de durar para siempre?

En cuanto a lo de la puerta... os lo acabaron arreglando???

Besines

Marinel ha dit...

Suele ser así...o eso creo yo que también sé de casos similares...
¿Por qué los hombres no pueden asimilar con más naturalidad que el paso del tiempo puede ser placentero al ladito de su mujer?
De verdad se creen que yéndose con una jovencita,son más jóvenes o es que se vuelven ilusos por completo?
Digo...
Y bueno...al fin te arregló la cerradura?
Que se nos ha ido el santo al cielo con tanta separación,jajaja

Miguel ha dit...

Toro: Una segunda juventud que como tú dices no es más que un espejismo. Yo, la verdad, no me veo con una jovencita de treinta años, me he acostumbrado a la experiencia de mi mujer, que tiene mi misma edad.

Joselu: A veces, a las personas nos gusta hacer borrón y cuenta nueva. Romper la baraja y jugar a otra cosa. Y esto se hace por eludir los problemas y no afrontar que las personas envejecemos según pasan los años. A mí me encanta envejecer al lado de mi mejor amiga, que es mi mujer.
Que si tengo el lacito, por supuesto. Este lacito no se toca... se mira, pero no se toca. Y es curioso, porque después del post se lo dije a mi mujer, se rió, pero me dijo que el lacito rojo no se tocaba. Y ahí está. Igual que la cerradura, que ahora, que son casi las dos de la tarde, aún está sin arreglar. A ver si vienen por la tarde.
Gracias Joselu por tus apuntes
críticos, los tomo muy en serio.

Gemma: Pues la cerradura ahora mismo, que es casi la hora de comer, sigue igual. La puerta de la calle está aparentemente cerrada. Con una patadita se echa al suelo... en fin, a ver si viene algún operario más eficaz que el de la otra vez.
Por otra parte, por lo que respecta a las separaciones, ¿qué pasa? yo no lo entiendo. Yo con mi mujer estoy super bien. Estoy a las duras y a las maduras. A las broncas y a las caricias. Es que amarse es eso ¿no? Y cuando soplan buenos vientos pues ¡viva! y cuando no, pues a soportar la tormenta, que después de la tempestad viene la calma.

Yolanda: Ya hemos dormido un día así, y a ver si no va a ser más de uno, porque he llamado por teléfono y no me han asegurado que puedan venir ¡toma! ¿qué se puede hacer? Bueno, por otra parte está lo de las separaciones, en la escuela de mi mujer es que es una plaga, según os cuento, es cierto. Mi mujer cuando lo cuenta, me mira así como queriendo decir... no irás a caer tú también...

VivianS: Me temo que la cosa va para largo. Maldita incompetencia. Por otra parte, es que hoy en día la gente no tiene paciencia, y pasa lo que pasa. Y cuando no es posible la paciencia, a veces se tiene... Estamos en un mundo algo alocado.

Anna: Esta noche no han venido los ladrones. Ya veremos hoy. Porque es que acabo de llamar por teléfono y no me han asegurado que hoy puedan venir...
La verdad, Anna, es que algo no anda bien con eso de los matrimonios. No es posible tantas separaciones. No es posible. Ando hay que cambiar.

Vane: Yo soy de los que piensan que el amor, o es amor, o no es nada. Y si no es nada, mejor no casarse. Pero, aunque puede uno equivocarse, lo normal es que las personas que se quieren se aguanten ¿no?

Marinel: No, Marinel, a estas horas aún no se ha arreglado la cerradura.
En otro orden de cosas te diré que hay mucho/a fantasma por ahí suelto que se resiste a aceptar sus canas y sus arrugas.

Gemma ha dit...

No sé lo que pasa, cada uno sabe lo suyo. No sabría generalizar en algo tan personal aunque todos actúen igual. Sí el amor es eso, estar a las duras y a las maduras. Pero no siempre se llega a eso eh? hay que comprender que a veces la soledad en compañía duele mucho más que la convivencia.

Diego ha dit...

claro que no es agradable que te dejenpor otra persona... pero pienso que la sociedad castiga demasiado (hipócritamente, como acostumbra) este tipo de actos.
Si no estás a gusto, ¿por qué no cambiar? Si piensas que con otra persona te vas a sentirte más a gusto, ¿por qué no dar el paso?
La vida está para disfrutarla y mejor cambiar de pareja que estar casado y hacer la vida imposible a quien un día, hace 1 o 40 años, dijiste "si quiero".

VANESSA ha dit...

Si yo fuera tú, llamaba a otro cerrajero!
Con respecto al tema de las jovencitas, seguramente se la estén pegando a ellos con alguno más joven de su misma edad. El amor no tiene edad, pero a la hora de la verdad sí q importa.
Besoss

Miguel ha dit...

Gemme: Por eso es bueno que en el amor haya además, amistad.

Diego: Lo malo es tener que llegar a este extremo. Lo que pasa es que últimamente esto está pasando demasiado.

Vanessa: Pues a lo mejor también... y lo del cerrajero, voy a llamarle porque aún no ha venido.

Angie ha dit...

Me ha encantado. Vamos, yo no sería capaz de escribir dos líneas mientras escucho cómo el cerrajero urga en la cerradura. ¡Menudo mérito tienes!

Dos comentarios me han hecho reír a carcajadas:

Por Dios! que cambia la puerta entera

y

muchas parejas sólo se ven para echar cuentas

Y donde estoy perdida del todo es en lo del lacito rojo.

Miguel ha dit...

Angie: Esos dos comentarios también me han hecho reír a mi. Lo de solo verse para echar cuentas supongo que lo dirá en el buen sentido de la expresión, porque si no... y lo de que me cambien la puerta, pues no sé, porque ahora, que son las siete y media pasadas, aún no ha venido el condenado cerrajero, y eso que a las seis le he llamado por teléfono y me ha asegurado que hoy vendría...
Lo del lazo rojo es un post que hice hace algún tiempo, si quieres leerlo, escribe en el buscador "El lacito rojo"

LOLI ha dit...

Si miraramos por las cerraduras de las casas veriamos q en todas se cuecen habas.

Nosotros llevamos 25 años juntos y como tu dices hmos pasado de todo y creemos que eso es el AMOR el seguir juntos y aguantarse,el hoy por ti y mañana por mi ;)
Pero mejor que se separen que fingir por el que diran...Que tambien los hay.
UN BESAZO

Angie ha dit...

Leeré lo del lacito. Cambio "urgar", pero ya mismo, por "hurgar". Sorry.

Kisses.

Perséfone ha dit...

Hay que ver como está el mundo ¿Eh?

Por cierto, espero que la bromita de la cerradura no sea muy cara.

Un abrazo.

Luis Antonio ha dit...

Yo sé de un caso de separación muy distinto a los que has expuesto: ella se fue con otro mucho más mayor y con más...de eso. O sea, dinero...
Sobre gustos...ya se sabe.
No te pido el tel. de tu cerrajero...
Un abrazo

V ha dit...

¿Por qué no dejarlo si no se está bien? Mi hermano se ha separado hace poco, y en principio me apenó porque los dos lo pasaron mal. Yo he visto lo que él ha pasado, y por lo que me contó, siento pena por los dos. Pero también me alegro por él. Me alegro mucho. Porque ahora está bien, y porque en cualquier caso, está mejor que estaba.

Ni un extremo, ni el otro. Ni porque sí, ni carros y carretas que a veces no hay ni quien los aguante de pesados. Eso es un infierno. Pura fachada muchas veces, pura hipocresía esas tantas veces, y más. ¡Uf! qué angustia de vida. No la quisiera para mí ni edulcorada. Pienso que igual me sabría a podrido. Y hay tantas personas oliendo a podrido por ahí...

En fin, el que la lleva la sabe.


Besicos.


Ojalá se solucione lo del cerrajero, te veo con la mesa camilla empotrada tras la puerta, ¡ays!...

Lore ha dit...

Vaya aventura Miguel, con el dichoso fontanero, cámbialo por un torero, por ejemplo que igual te lo resuelve antes...aunque bueno, pensando bien, si al torero no le hace falta dinero. Eres increíble creando situaciónes, y con tanta sencillez que a mi haces disfrutar y me pareces genial.

Muchos besos Miguel.

Miguel ha dit...

Loli: Pero es que yo pienso que esa gente que se va con alguien mucho más joven, en el fondo no es que esté cansado de su mujer, sino que no acepta que el tiempo nos hace envejecer.

Angie: Vale.

Perséfone: Miedo me da la factura. Pero por ahora lo único que quiero es que vengan de una puñetera vez que es la una de la tarde y aún no han venido.

Luís Antonio: De todo hay, que eso que cuenta mi mujer son casos particulares, pero al revés también pasa.
Lo del número del cerrajero, mejor no te lo doy que te aprecio mucho...

V: Yo creo que si la cosa no va bien, hay que romper la baraja. A mí lo que me mosquea es eso de que se largan con gente mucho más joven...

Miguel ha dit...

Lore: Muchas gracias por tu comentario. Otra cosa, no es un fontanero lo que espero, sino un cerrajero...

V ha dit...

¿Y las personas con las que marchan? Esas lo hacen con personas mayores que ellos/as. ¿Esas qué te parecen? ¿La cuestión es solamente la edad física que parece no acompañar a la mental?

LOLI ha dit...

Pues no tiene porque ser así siempre,aunque el tiempo pase date cuenta que por dentro nos sentimos igual y quien sabe si esas personas que se van con otra mas joven(que tambien son mujeres las que se van con hombres mas jovnes)es porque sus parejas han envejecido y ellas se siguen sintiendo igual y el paso del tiempo ha hecho que uno evoluciones mas y el otro no.
Bueno que al final no sé si me habras entendido.Pero que no siempre es porq no se acepten sino que se sienten jovenes y ya no se sienten enamorados por sus conyuges y creo que tienen derecho a ser felices e intentarlo de nuevo.

UN BESAZO

Miguel ha dit...

V: Pues no lo sé, a lo mejor buscarán estabilidad económica, o a lo mejor es que les gustan las personas mayores... No lo sé, pero lo que está claro es que sus motivos tendrán.

Loli: Tienes razón. Lo que pasa es que cada caso es un mundo distinto, y cuando se generaliza se cae en el peligro de cortar a todos por el mismo rasero, y, como decía, cada caso es particular.

Belén ha dit...

Pues casi mejor que se hayan ido, porque ¿quién quiere estar con un niño que se cree joven?

Besicos

Raúl ha dit...

¿En qué te quedas pensando, Miguel? ¿En los tornillitos de las cerraduras, o en los tornillitos que parecen faltarnos a la mayoría de adultos?
Sonrío.

Novicia Dalila ha dit...

Conozco varios casos iguales a los que cuentas. No sé el motivo pero creo que puede estar en que a los hombres (en general) les cuesta más aceptar el paso del tiempo y hacerse viejo y en cuanto una chica les pone ojitos, pierden el culo y el norte, muchas veces sin darse cuenta de que detrás de ese "interés" sentimental, hay otro más material que sale a la luz a la primera de cambio. En otros casos es ciertamente "amor" lo que lleva a las chicas jóvenes a fijarse en hombres maduros o incluso más mayores.... Creo que los casos al revés son infinitamente menos frecuentes, y esto es debido, sin duda, a la sociedad absolutamente superficial y machista en la que vivimos. Una mujer a partir de cierta edad está condenada a convertirse en alguien invisible y carente de atractivo para un porcentaje altísimo de hombres.... Es una injusticia como tantas que sufrimos. Los casos que conocemos de mujeres que han decidido seguir su camino al lado de hombres más jóvenes que ellas, son tías tan espectaculares que prácticamente ninguna se siente identificada con ellas a pesar de tener su misma edad...

Un beso, Miguel

Miguel ha dit...

Belén : Pues eso, pero es una pena.

Raúl: Pues en las dos cosas, en las dos cosas...

Novi: Estoy completamente de acuerdo contigo.

María ha dit...

Jajaja ¡¡Vaya con tu cerradura MIGUEL!!

Lo que se resiste el arreglo y lo que te ha dado de sí mientras la arreglan...¡¡ojalá mientras te escribo ya estéis seguros con una puerta en condiciones!!

Respecto del tema de hombre que se van con mujeres más jóvenes, hay de todo y por todos los motivos imaginables. Yo escucho cada historia por mi trabajo que desmantelaría todos los tópicos que se barajan casi siempre...hoy voy a ser muuy machista ¿puedo?

Verás, a parte de que pienso que si hay verdadero amor, que en contra de lo que se supone existe... es muy escaso, de ahí que sea casi invisibles para la mayoría pero existe.

No siempre es el hombre el que se va con una más joven, o mejor dicho... creo que casi siempre la iniciativa parte de la mujer más joven y es ella la que busca el hombre maduro y no sólo por el también tópico de la estabilidad económica que suelen tener, a veces es porque ven reflejados en ellos la ternura que en los de su edad no encuentran, por falta de madurez ( vosotros maduráis más tarde que nosotras, lo siento:-) el reflejo de la figura paterna, mil componentes que les hace ser deseables... ellas, ofrecen juventud, cierto, pero ellos, muchas cosas que se desprecian y a veces son mucho más valiosas.

Hay un componente que creo que es mucho más nocivo para las mujeres que el paso del tiempo físico o en todo caso, que ocurre por culpa de él y es más devastador... "el ataque de las hormonas" jajaja la etapa menopáusica de las mujeres les hace en muchos casos sufrir desarreglos emocionales, que alteran enormemente la convivencia, por sus cambios de humor, depresiones, irritabilidad excesiva... que sumado a otras circunstancias si la cosa no está como debe ser, puede ser uno de los componentes de que muchos hombre en esta fase que a su modo también pasan, se vayan de casa...

Yo siempre digo que quien está a gusto con lo que tiene en casa y le satisface no busca nada fuera, porque no lo necesita, así de sencillo. Pero aunque los haya tampoco creo que todos los hombre vayan de sin vergüenzas pegándosela a sus esposas por ahí... hay muchísima soledad entre cuatro paredes, muchísima a incomprensión y muchísimas historias que cuando las escuchas te preguntas ¿cómo es posible que no se haya ido antes?

Por otro lado en la etapa madura el hombre necesiten reafirmar su autoestima, más que la mujer, supongo que serán también sus hormonas jajaja y derretir a alguien más joven y volver a ver una sonrisa que a veces parece que se ha borrado como por arte de magia de muchas esposas... es algo demasiado tentador...supongo:-)

En fin, se podría hacer una tesis doctoral del tema... lo cierto es que puedo asegurarte que a lo mejor en el colegio de tu mujer esta circunstancia de la edad es relevante en la media de separaciones... en la realidad yo no la veo... Las separaciones de los matrimonios jamás se dan porque una jovencita o jovencito se cruce en medio de una pareja, se da por una sólo razón... porque la pareja no funciona y ya está, esa es la razón de fondo siempre.


Por cierto, te diré que en mi familia llevamos la contraria hasta en esto de la edad jajaja mi tía le llevaba a mi tío 14 años, mi madre a mi padre 5 años ...curiosamente, mi tía está viuda y tristemente mi madre también... ¡¡lo que es la vida!!



En fin, que corto el rollo MIGUEL, que te voy a dormir... jajaja perdóname por favor.



Un beso muuuy grande y feliz noche... así con la lleve echada, bien seguros y a gusto dentro tu esposa y tú.

Miguel ha dit...

Pues sí, por fin hemos podido dormir bien encerraditos en casa. La cerradura ya está arreglada. 90 euritos de nada es lo que ha costado. Cuando vino el jefe, en media hora lo solucionó, ya ves...
Por otra parte te diré que si puse en el post lo que pasa en la escuela de mi mujer es porque me sorprendió. Porque yo pienso que de todo habrá. Lo importante (lo único) importante para mí es el amor (¡qué cursi!, perdón) si hay amor, no hay jovencitas ni jovencitos que interfieran. Hay convivencia. Otra cosa importantísima para mí es la amistad. Yo pienso que en el matrimonio ha de haber amistad (por lo menos en mi caso la hay) y así cuando pasa algo, a la primera que se lo cuento o cotilleo es a mi mujer (que ahora está pasando por detrás de mí y me pregunta que qué estoy escribiendo con tantas ganas. Ya te lo cuento después mientras comemos, que le respondo) Pues eso, la amistad es básica, y con el amor constituyen el engranaje perfecto para una convivencia. Entonces para qué un jovencito o una jovencita...

V ha dit...

¿Sabes una cosa Miguel? Visto desde fuera, me da que la diferencia esencial entre los que tenéis pareja de hace tanto y todavía las queréis ese tanto o más, está en eso que has dicho en dos comentarios sobre ella. Y es, que es tu amiga. Imagino que tu mejor amiga :)

Y es que si no confías en la persona con la que vives, ya me dirás cómo le llamas a eso. A mí me parece una porquería, pero seré yo, que lo veo así.

De las personas a las que leo en la blogocosa, que consideren amigas/os a sus parejas, sólo se lo he podido leer a tres o cuatro. Todos hombres, curioso.



Un beso y buen finde :)

Miguel ha dit...

V: Pues sí, verónica, tú lo has dicho. Mi mejor amigo/a es mi mujer. Y con ella me lo paso (perdón por esta pedantería) pipa. En todos los aspectos, Ya me entiendes. Yo no concibo la pareja de otra forma.

Miguel de la T.P. ha dit...

Estimad@ amig@, como cada año y ya son dos mil doce los que hace que nuestro Señor Jesucristo llegó al mundo para asumir y cargar con nuestros pecados, El que quiso ser hombre y nacer tal, pero el hombre apenas lo aceptó, y aun más, lo crucifiquemos, lo lamento de todo corazón. Hoy me dirijo a ti con la sana intención de desearte desde mi punto de vista cristiano una feliz Navidad llena de Paz, Amor y Felicidad, que Dios Niño te colme de vienes, esos vienes que sean de salud y amor, amor hacia uno mismo y los demás, que la pobreza y la enfermedad se vallan erradicando y poco a poco desaparezcan, que no hallan tantos niños muriendo de enfermedades, hambre y miseria que tengamos un poco de nuestro corazón puesto en ellos, que nuestros mayores sean atendidos, puesto que mañana nosotros seremos los nuevos mayores, en fin, se quedan tantas cosas en el tintero, que solo me queda dejarte un pequeño poema y desearte una muy feliz Navidad.

Blanca luna

Pronto llega la luz del alba
Anunciando lo nuevo acontecido
Sendero nevado, bien venido
Sueño que alumbra lo prometido.

Al alba soñaba la blanca luna
Viendo temblar al pobre José,
Que sintió un escalofrío
Al hacerse la Virgen río.

Llorando quedó la noche
Entre pastores y suspiros,
Que deja en un pesebre metido
Al niño Dios recién nacido.

Cayendo quedó la nieve
Sobre el alba de Belén,
Que sintió sobre sí, el bien
Del amor divino florecido.

Miguel ha dit...

Miguel de la T.P: Gracias por tu comentario. Gracias por tus deseos y por esa felicitación navideña.

La chica de los sueños de cristal ha dit...

Pensando en la cantidad de parejas que fracasan. A mí ahora el tema me toca de cerca, aunque no en mi propia piel. Es tan triste...

Miguel ha dit...

La chica de los sueños: Pues la verdad es que cuando una pareja se rompe es que algo va mal, y eso produce tristeza.

Miriam ha dit...

Y si Miguel que esto da para pensar...
Es que está de moda esto??
BESOS

Miguel ha dit...

Miriam: Parece, efectivamente, que eso sea una moda.

Seguidors