La meva llista de blogs

Viaje a Girona y sus alrededores


Acabamos de llegar de viaje mi mujer y yo. Hemos estado unos días en Girona y sus alrededores. Y por supuesto, hemos estado en la Costa Brava.
Esta tierra es maravillosa. Tanto en el interior como en la costa.
Teníamos el cuartel general en Girona, en el céntrico hotel “Carlemany” el cual recomiendo a todo aquel que se pase por esta ciudad catalana. De Girona diré que es una ciudad turística, cosmopolita y profundamente catalana. Precioso tanto su casco antiguo con la judería y la catedral, y dinámica y atractiva la parte moderna. Además, el río Onyar (que los lugareños pronuncian “Unyà”) y que atraviesa parsimoniosamente la ciudad, deja a su paso un poso de romanticismo gratuito en la urbe provinciana. Desde los puentes que vadean el río se puede apreciar la volandera fauna compuesta por oscuros patos y blancas gaviotas llegadas de la cercana mar bravía.
Del interior visitamos Figueres (donde está el museo de Dalí, de obligada visita pese a las kilométricas colas). Banyoles (con su romántico lago jalonado de exuberantes  formaciones herbáceas, y construcciones de un marcado aire decimonónico). Olot (capital de una sorprendente y fósil zona volcánica). Y por la costa anduvimos bordeando aquel mar nuestro (Mare Nostrum) que los romanos adoraron y que Serrat inmortalizó, de donde brotan como nacidos del azul marino, pueblitos encantadores. Estuvimos en Port Bou, frenéticas rocas azotadas lánguidamente por un mar amable y tibio. Estación de tren límite con el país vecino. Desde ahí y hacia el sur, una serpenteante carretera que bordea el mar lleva hasta la población marinera de Llançà. Extraordinaria gastronomía frente al mar. El excelso restaurante “Miralmar” con menú de 140 euros y el restaurante donde comimos nosotros (“Can Quim”) excelentemente, por cierto, son una prueba de ello. No hay que dejar de acercarse hasta el promontorio que, adentrándose en el mar, se eleva unas decenas de metros dibujando un historiado acantilado. Y en frente, a un centenar de metros, “El banc del Peix”, una eficaz obra de ingeniería que protege de los temporales de levante, acertadamente decorada por un artista de la zona y que le confiere la categoría de obra de arte. Siguiendo camino llegamos al cabo de Creus, el punto más oriental de la península Ibérica, y enseguida, a  Port de la Selva; blanco pueblo de pescadores donde la llegada de las barcas pesqueras al atardecer constituye un feliz y relajante espectáculo. Después llegamos a la singular población de Cadaqués. Villa rodeada por tranquilas y transparentes aguas que rezuma paz y sosiego. Y donde el visitante, mirando el cristal de las olas que acarician las rocas del paseo marítimo se promete así mismo volver algún verano…
A un tiro de piedra de Cadaqués está Port Lligat. Port Lligat es un sitio encantador. Idílico. Un breve espacio donde la vegetación mediterránea se confunde con el mar. Salvador Dalí vivió allí hasta el año 1982 en que murió Gala. Su casa es hoy un museo. Siguiendo camino llegamos a Roses. Una gran ensenada de arena dibuja un paisaje ameno y pronto al desenfado y el recreo. La playa arenosa es curva y muelle. Y uno siente deseos de correr, saltar, y sentirse como un niño. Es conveniente parar en Roses y buscar uno de los muchos y variados restaurantes que hay en el pueblo, para luego dirigirse más hacia el sur, donde es visita indispensable la población de L’Escala. L’Escala es un puerto de mar. Todo el pueblo exhala aroma a sal. A sal marina, se entiende. Y no es en vano, porque de allí salen las anchoas tal vez más sabrosas del mundo.
Y aquí acabó nuestro viaje. Un viaje feliz. Feliz porque la gente que nos acogió era gente feliz. Y eso se contagia. Son gentes que hablan el mismo idioma que nosotros, que como bien sabéis quienes seguís este blog, somos de Castellón y somos catalanoparlantes. Eso sí, con el habla propia de nuestra zona, el valenciano, lo cual curiosamente, propició un raro efecto. Ellos no nos entendían bien, pero nosotros sí los entendíamos a ellos, y por lo tanto terminamos por hablar en castellano. Y ¿Por qué esto es así si hablamos el mismo idioma?. Pues porque la manera de pronunciar es bastante diferente. Y si uno no está al corriente, tiene ciertas dificultades para entenderse. Lo que pasa es que los valencianos tuvimos la posibilidad, durante 25 años, de ver TV3 y nos hemos hecho al uso y maneras del habla de aquellas zonas catalanas, y ellos, no, porque nunca  sintonizaron Canal 9.

Total, que ya estoy aquí, otra vez en órbita. Y otra vez voy a ver si empiezo a visitaros, que os he tenido bastante olvidados. 

Gràcies  Sole.

19 comentaris:

Joselu ha dit...

No hay nada como ser turista para recorrer tierras que los que son del lugar o viven en él, no lo hacen. Yo visito mucho más otras latitudes que las catalanas. Hace muchos años que estuve en Girona, tantos que creo que bien merece una nueva visita, y así toda la costa que mencionas que, de paso, imagino atestadita de turistas en pleno agosto. Yo prefiero huir de estos lares e irme a otras regiones más solitarias como las que he visitado este verano en El País Vasco y la Costa da Morte. Me encanta los caminos olvidados, alejados de la vorágine turística. Me alegro, no obstante, que hayas sacado una buena experiencia de vuestra visita a este país tan torturado por diatribas ideológicas y que a algunos -entre ellos yo- si pudieran huirían de él para asentarse en tierras más tranquilas para el alma. Pero no puedo. Dolça Catalunya, es la impresión que has sacado. Tal vez.

Un fuerte abrazo.

Miguel ha dit...

Ya había estado por estas tierras en un par de ocasiones. La primera fue el 83. La otra, el año pasado. Conservo fotos del año 1983 y las comparo con hoy y veo que el paisaje ha cambiado. Hay muchos más turistas. Y muchos más automóviles. Pero la esencia del lugar es la misma. El aroma y el viento y el mar no han cambiado. Me gustará volver. Me encanta volver a los lugares que ya he estado porque es como un volver a vivir.

Lourdes ha dit...

Se ve que el mes de agosto ha sido bastante bien aprovechado, eh? jejejeje
Me alegro de que lo hayáis pasado bien y hayáis disfrutado de las tierras catalanas.

Un beso grande, Miguel!!

MAR ha dit...

Jo¡ con lo que a mí me gusta viajar...
De Cataluña,solo conozco Gerona y su provincia, aunque todo se andará...
Imagino lo que nos has contado y debe ser precioso.
Bss,Miguel

MAR ha dit...

Quise decir, que solo conozco Lérida
Perdón)))

Yolanda ha dit...

Estuve por esas tierras hace años y coincido con tus apuntes, colega. Es una tierra maravillosa a pesar de que algunos no cesan de tirar piedras contra todo lo que huela a catalán. Cuánto daño hace la política, no sé si tanto como la ignorancia o más. Difamar y menospreciar sale gratis, así que es más fácil cargar contra algo o alguien que aportar razones para sostener sus afirmaciones. Catalanes y vascos se llevan la palma a la hora de recibir furibundos dardos envenenados de cualquier indocumentado con mala baba. Y la verdad la sabemos quienes, como tú, nos molestamos en hacer caso omiso de los prejuicios y la maledicencia. Yo no tuve ningún problema en Cataluña para hacerme entender en español, y qué decir del País Vasco, maravilla de las maravillas. Un país se mide, se ama y se valora por la calidez (y calidad) de su gente, y continuamente recibimos ejemplos de ello si queremos verlos. Otra cosa es que haya mentes cerriles y manipuladoras que quieran tergiversar la realidad en su propio beneficio. Sabemos lo que hay detrás, pero la verdad de la buena es que tú has pasado unos días estupendos hablando en catalán y en español de la manera más natural. El resto, lo que importa, no se vio afectado por ese aspecto que a muchos les hace llevarse las manos a la cabeza. Viajar es la mejor vacuna contra la intolerancia. Cuantos dicen defender la unidad nacional, berenjenal en el que no voy a meterme, echan mano de ¿argumentos? torticeros y engañosos. Hay que pasar de ellos y darles la espalda para disfrutar de toda la belleza a nuestro alcance.
Pasado mañana, vuelta a la lucha, buf, qué pereza... Feliz comienzo. Un fuerte abrazo, Miguel.

Miguel ha dit...

Lou: Pues sí, dentro de lo que cabe, lo hemos aprovechado bien. Pero todo lo bueno se acaba. Y otra vez la vuelta...

Mar: Pues Girona tiene (para mí la ventaja) de tener mar. Y esto le da un aire insuperable.

Yolanda: ¡Hola querida colega! Ya se han acabado las vacaciones, y vuelta al cole, un año más...
Bueno, pero queda lo que se ha vivido. Y en mi caso, a parte de Benicàssim he tenido la experiencia que he contado. Tengo que decirte que la política es una ficción, que nos quieren hacer tragar. En esta preciosa tierra que se llama Cataluña no hay nada de animadversión hacia lo español, ni hacia nada. Ellos están orgullosos de lo suyo y de su idioma (como es natural) pero son tolerantes en grado extremo. No quieren imponer nada (los políticos, sí.) Como apuntaba en el post, nosotros somos catalanopartes (con el habla de Castellón de la Plana, que es el valenciano). Hablamos pues, el mismo idioma. Pero los catalanes tienen una pronunciación diferente a la nuestra y a veces no nos entendían (nosotros sí porque hemos estado muchos años viendo TV3, ahora nos la han quitado) Y lo que hacíamos es que ellos se pasaban a hablarnos en castellano, tan tranquilamente, y aquí paz, y después gloria.
Yo he visto gente feliz y con una clara vocación de vivir la vida en paz. ¡Malditos políticos!

TORO SALVAJE ha dit...

Lo mejor de lo mejor.
Buenas vacaciones eh...

Saludos.

Miguel ha dit...

Toro: Pues sí. Tienes toda la razón del mundo.

María ha dit...

Hoooola mi querido espadachín ¡¡cuanto tiempo sin venir a verte !! jaja ( perdoname por favor mis ausencia pasadas... para ti y para todos.. la verdad es que Julio terminó con lo poco que había dejado de mi Junio... pero Mmm llego agosto con sus preciosas vacaciones y me insufló un oxígeno que creí no iba a llegar nunca y ya ves.. de vuelta al cole como una niña güena:-)

Me ha alegrado muchísimo verte tan feliz disfrutando de este viaje por tierras gerundenses...( lo siento, antes como ese decía Gerona era así ahora .. no sé como se dice:-) es curioso que a los catalanes les cueste entender vuestro valenciano... y que tú supongas que es porque no ven el canal de televisión valenciano y vosotros sí el catalán jaja aaay Miguel me has hecho reír...Verás, no sé si es por el mismo motivo pero curiosamente los brasileños entienden mejor a los castellanos parlantes que a los portugueses .. Tras el mundial me lo comentaron numerosos amigos portugueses que volvieron frustradísimos de Río .. allí todo el mundo entendía perfectamente a los españoles y ellos que son sus hermanos parlantes haciendo virguerías para entenderse... sin embargo los portugueses entendían perfectamente a los brasileños... me comentaban que era por la velocidad la hablar al ser más diferente un idioma todo el mundo habla más despacito a mayor semejanza más confianza y velocidad al hablar;))

Vaya recorrido paseando por Girona más precioso nos has dado. Fíjate, de las cuatro provincias catalanas es la única que no conozco y todo el mundo coincide tal cual comentas tú que su costa gastronomia es la mejor de toda Cataluña...

El restuarante Celler de Can Roca está considerado el segundo mejor restaurante del mundo y está ahí, en Girona.... claro que si el cubierto del Miralmar que comentas cuesta 140 euros.. no quiero ni pensar lo que costará el de este jaja mejor nos quedamos con ese sabor y aroma que desprenden las preciosas localidades marineras que tan bien has descrito. .. su digestión será mucho menos pesada:-)


Muucho muchos besos ( para Sole tb) y... hasta prontito... ( en cuanto se me pase el susto que siempre me entra al comenzar septiembre :-)

Miguel ha dit...

María: Ya hacía tiempo que no sabía nada de ti. Me alegro de saber que estás bien. Y que otra vez andas por estos lares.
Pues bien. Hoy he empezado las clases. Ya se han acabado las vacaciones. Pero tenía ganas de compartir nuestra escapadita por tierras catalanas. Y la verdad es que estuvo muy pero que muy bien.

Toni ha dit...

Me alegro de leerte , Miguel y saber que habéis disfrutado de lo lindo.
Leyéndote uno se contagia de tu sentir.
Vienes de una tierra hermosa poblada de gente feliz (que bello) y pienso que no te sentirías extraño pues tu eres uno de ellos,je jé.
¡Viva Catalunya i Espanya sansera!, ¡si no ens entenem de paraula ens entenem de cor!
Que collons!

Miguel ha dit...

Toni: Visca, y visca... tens tota la raó del món.

Marinel ha dit...

Ufff menudo viaje!
Yo anduve por esas mismas tierras hace unos años y quedé prendada.
Me gustó todo, pero Cadaqués me cautivó y bueno, muchas otras zonas.
Nosotros nos alojamos en Roses y lo cierto es que viajar allí y sus alrededores es no cansarse de admirar.
La gente fantástica y el entendimiento entre valencià y català, se sobrellevó bien, la verdad.
Un placer a repetir, sin ninguna duda.
Me alegro de que lo pasaseis tan bien.
Besos.

Angie ha dit...

Gracias por las recomendaciones. Viajar, ver, me encanta, hay tanto que ver.... Hace mucho tiempo que estuve por allí. Recuerdo poco.

Besos. Feliz vuelta al cole.

Bertha ha dit...

La conozco y, sobre todo me encanta este recorrido.Miguel, se nota que disfrutas de cada instante , porque en cualquier sitio sabes sacarle la esencia que de eso se trata.

Un abrazo y feliz inicio de curso.

Miguel ha dit...

Marinel: Yo también tengo ganas de volver a estas tierras. Y es que la verdad es que esto es precioso, sus gentes sus paisajes... todo.

Angie: Pues sí, ya estamos otra vez con los críos. Tienes que volver a estos lugares. Te volverán a gustar.

Bertha: Gracias por tu comentario Bertha. Ya estamos en pleno curso. Y las vivencias estivales, ahi quedan.

Luis Antonio ha dit...

Excelente reseña turística que comparto en su totalidad. Del menú que citas no puedo opinar...

Feliz comienzo de curso, estimado amigo.

Un fuerte abrazo

Miguel ha dit...

Luís Antonio: Lo mismo te deseo para ti. Y lo del menú, pues ya sabes, algo de otro mundo para la mayoría de los ciudadanos de a pie...

Seguidors