La meva llista de blogs

Luces en el puerto (evocación)


Es de noche. Noche invernal del mes de enero. Aunque está puesto el brasero bajo la mesa camilla, hace frío. Pero yo, jugando por el suelo con mis coches de carreras que me acaban de traer los reyes, no lo siento. Mi madre está en la cocina. Parece que está pelando patatas. Mi padre está pegado a la radio oyendo las noticias. De pronto, mi padre se levanta y se dirige a la cocina.
-No tardes que ya voy a poner las patatas a la sartén.
-Enseguida vengo. Solo mirar si los cabos están bien amarrados, que esta noche vendrá viento.
-Papá, voy contigo.
-Abrígate. Ponte la bufanda que hace frío.
Mi padre y yo, como tantas veces, vamos al muelle pesquero. 
Las calles del Grao de Castellón están vacías.
Llegamos al puerto. Hay un silencio sepulcral. Una oscuridad paliada débilmente por unas escuetas farolas. El cielo, lleno a rebosar de estrellas.
El muelle acoge a una multitud de barcas pesqueras que están atracadas dando su proa a la pétrea riba. La "Dolores", pequeña y ligera, está allí. Cabeceando lentamente al ritmo que las calmas olas de dentro del puerto le marcan. Esperándonos como un perro fiel. Mi padre me dice que me quede junto al muro de la lonja. Que él enseguida viene. De un poderoso y ágil salto mi padre salta a bordo. La oscuridad parece haberlo engullido. Yo me quedo solo. Escucho el chapoteo tenaz y rítmico de las aguas al acariciar las barcas. Lo demás es silencio. Miro las aguas teñidas de luces alargadas y filamentosas que dibujan líneas temblorosas de rojo y verde. El faro lanza voces luminosas amarillas que con puntual intermitencia manchan las aguas del muelle pesquero. Y el cielo, claro como pocas veces, emite miles, millones de puntitos palpitantes que como ojitos siderales parecen estar mirándome.
Entonces llega mi padre. Y me olvido de todo. 
-¿Hacemos una carrera hasta casa?
-¡Vale!

6 comentaris:

Joselu ha dit...

Prosa que me ha cautivado. Lo he leído en voz alta para ver el ritmo fónico, la exactitud de las palabras, los adjetivos y sustantivos, y me ha gustado mucho. Sencillo y expresivo, poderosamente evocador.

¡Qué diferentes recuerdos de nuestros padres! Yo no tengo ningún recuerdo semejante o aproximado. Es un gozo poder evocar al padre con tal afecto y calidez, como si todavía estuviera aquí con su barca La Dolores.

Un abrazo.

Alís ha dit...


Qué belleza en cómo cuentas este recuerdo!!!
Me sumergí en las imágenes y los sonidos, y olvidé todo lo demás.

Un abrazo

TORO SALVAJE ha dit...

Qué bonito, y qué tierno.

Gracias por compartir este hermoso recuerdo.

Saludos.

Luis Antonio ha dit...
Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.
Maripaz ha dit...

Entrañable relato muy bien narrado.
Me ha encantado.
Saludos.

Bertha ha dit...

Esas imágenes que se han quedado fijas y sobre todo: cuando vienen fechas tan señaladas es como si volviera a rebobinarse la memoria...

Bendita memoria y sobre todo cuando son vivencias tan entrañables.

Un abrazo Miguel.

Seguidors