La meva llista de blogs

Salud, dinero y amor


Hay una canción que fue éxito a mediados de los años sesenta del pasado siglo, que en la voz de Cristina, vocalista del conjunto “Cristina y los STOP” cantaba aquello de “tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor, y el que tenga estas tres cosas, que le dé gracias a Dios…” Salud, dinero y amor. Una trilogía ciertamente infalible. No sé si hace falta algo más para ser feliz. Pero me gustaría saber cuántas personas hay en el mundo que puedan asegurar que son ricas en estas tres cosas a la vez: en amor, en dinero y en salud.
Parece ser que las personas estamos condenadas a la infelicidad. Siempre hay algo que nos falta. Al que es rico, le falta la salud, o el amor. El que es pobre, puede tener amor y salud, pero no puede pagar la hipoteca. Y el enamorado, que ve todo el mundo de color de rosa, se queja amargamente de no tener un buen trabajo para construir su nidito de amor, a parte de estos achaques que perturban su salud. En fin, que hay múltiples combinaciones, en las que siempre la falta de uno, o dos, (o tres) de estas tres premisas, impiden la felicidad.
Pero yo pregunto. ¿Es imprescindible tener salud, dinero y amor, a la vez para ser feliz? ¿Se puede ser feliz sólo con uno de estos condicionamientos, o con dos? ¿o con ninguno? En cualquier caso, me permito apurar la cuestión a una premisa. No se pueden tener las tres a la vez. Bien; dado este supuesto, me aventuro a apuntar prioridades. ¿Cuál es la principal condición para ser feliz? ¿El dinero, el amor, o la salud?
Mi opinión es que la primera sería el amor. Sin amor no se puede vivir. La persona está diseñada para amar y ser amado. Si una persona no tiene problemas de dinero ni de salud, pero ni ama ni es amada, creo que difícilmente será feliz. En cambio, cuando hay amor correspondido en la vida de una persona, todos los demás problemas (de salud o de dinero) constituyen un reto por el que luchar que con el apoyo incondicional de la persona amada se llevará a cabo con más o menos éxito.
De todas maneras, este tema es amplio y caben todas las opiniones. Y me gustaría saber la tuya. ¿Cuál de las tres es la más importante para ti para ser feliz?

38 comentaris:

Lourdes ha dit...

Pues fíjate que el otro día me llegó un correo y en él se hacía una reflexión sobre la felicidad. Al final terminaba diciendo que ser feliz depende de uno mismo. Da igual las circunstancias que haya alrededor. Si uno se propone ser feliz, lo mismo da todo lo demás. Puede que tenga pareja, y eso complementa, pero la felicidad llega desde uno mismo. Y lo mismo con el dinero y con la salud. Hay gente que está enferma y que, a pesar de todo, es feliz...

Debe ser cierto que en realidad, la felicidad, es una actitud ante la vida.


Besos, Miguel!

Clares ha dit...

Amigo mío, creo que las tres cosas son muy importantes y que cuando alguna falla, siempre hay una brecha por donde se puede colar la infelicidad. Sin salud, una persona que tenga amor puede ser feliz, si además tiene dinero, mejor que mejor. Pero ¿cuál es el dinero capaz de hacernos felices? Ninguno y todo, que eso depende de nuestras necesidades, las que nos hemos creado. Si tienes techo, pan y algo de sensibilidad no hace falta mucho dinero más. Bajo extrema pobreza la vida se vuelve una lucha por la supervivencia y no puede haber mucha felicidad, me parece. Sin amor sí me parece difícil vivir, pero fíjate, no pienso en que alguien te quiera, sino en querer a los demás. Sin eso, me parece, no hay felicidad. Siempre que amas encuentras amor, pero hay que empezar por sentir tú mismo ese amor.

Fernando Manero ha dit...

Salud, Salud, Salud... en eso se resume el núcleo de la felicidad humana. De ella dependen los otros dos elementos, que, considerados aisladamente, no traen consigo la felicidad si no van acompañadas de aquel. Pero, ay, si la salud impera y además dura, lo demás acaba llegando de uno u otro modo. El amor se asienta sobre la salud de la persona, pues le aporta los ingredientes que lo facilitan. Y la salud puede llevar también al trabajo y al peculio. No son elementos horizontales, sino claramente jerarquizados por la primacía inequívoca de la SALUD, la mayor conquista a que puede aspirar el ser humano.

Antonio ha dit...

Cualquier combinación vale, mezclando en dosis apropiadas según el carácter de cada cual. Mientras no seas un pobre infeliz desahuciado...

Vane ha dit...

totalmente de acuerdo contigo, yo también ´creo que lo primero es el amor, es lo que te hace ser feliz, y el resto de las cosas se puede luchar por ellas.
Besitos

Miguel ha dit...

Lourdes: Efectivamente, en última instancia, la llave de la felicidad está en uno mismo. Uno puede tener todo, pero si no lo aprecia, es decir, si no aprende a ser feliz...

Clares: Yo creo que la persona que no ama o que no es amada, no puede ser feliz. Cada vez estoy más convencido de ello. Pero también hay que tener en cuenta que además del amor debemos contentarnos con la salud y el dinero que nos administra la vida. Entonces sí que se puede ser feliz.

Fernando Manero: Pues yo veo lo mismo que tú, pero con el amor. Yo creo que la persona está diseñada para amar, y si eso falla, no puede ser feliz. Lo demás (incluida la salud, claro) creo que se puede digerir de una u otra manera, pero la falta de amor, no se puede digerir.

Antonio: Yo también pienso que lo ideal sería un poco de todo, pero siempre, en primer lugar, el amor. El amor incondicional es algo que en sí mismo te da felicidad. Lo otro, simplemente, ayuda.

Vane: Estamos de acuerdo, totalmente de acuerdo.

Miriam ha dit...

Estoy contigo! es el amor, por mas salud que tenga una persona si no se siente querida, se siente enferma. Y el dinero en este caso de nada sirve.
Pero además me has hecho acordar a mi abuelo, que me cantaba esa canción y bailábamos los dos como locos!!! me la enseñó cuando era muy niña y hoy cuando escuché estas dos palabras, escuché su voz llamándome a cantarla juntos... Soy feliz con el amor, ese que me recordó al abuelo y a esos momentos que pasábamos juntos!
GRACIAS Miguel!

Fernando Manero ha dit...

Miguel, amigo, el amor siempre llega porque todos necesitamos amar y ser amados. No creo que haya habido nadie en la historia de la Humanidad que no haya tenido ese sentimiento y lo haya cultivado con mayor o menor acierto. El amor existe porque es estructural al ser humano. El dinero llega de las formas más insospechadas. Pero la salud, ay, la salud. Es lo más frágil, lo que más cuesta mantener y de la que depende esa persistencia de la ilusión en la que se basan las satisfacciones que el amor depara. Hay tocado un tema sensible, que daría mucho de qué hablar. Por eso he entrado por segunda vez.

El rincón de Chiriveque ha dit...

Amigo Miguel, siento aguarte la fiesta pero el mayor puntal es la salud, es como las raíces de un árbol, sin ella no podría tener ni el tronco ni dar frutos... Así es, la salud es lo que importa, por desgracia a veces los amores vienes... y se van. Y, si me apuras, cuando el dinero no entra por la puerta, el amor salta por la ventana... No digo más.

Isol ha dit...

Puedo ser feliz sin dinero lo comprobé,sin salud me es dificil pero aprendí a ser feliz igual aun cuando tengo días bajos en mi salud,y el amor (todo tipo de amor) si creo que es la base de la felicidad,o tambien pienso que una vida feliz es la que vá alternando esas tres cosas,uno nunca está igual, la vida es constante movimiento quizás cuando uno tiene dinero por un rato y no tiene amor en ese rato puede ser feliz con lo que le dinero dá a la larga claro que no,y cuando uno se levanta de una larga enfermedad ya con estar sano es feliz aunque en ese periodo haya perdido el amor y el dinero,claro por un tiempo,y el que tiene mucho amor a su alrededor puede estar un tiempo enfermo y sin un peso,pero no toda la vida,así que pues no sé Miguel ya me enredé,a ver, lo que quería decir es que la vida feliz implica cambios constantes ,porque todo hace falta y es bonito pero si es muy rutinario cansa y aburre.
Si tengo que elejir entre las tres cosas me quedo con el amor de todos los seres que amo,pero si tambien me viene la platita y tengo salud ,no me molesta en lo absoluto tener todo a la vez,me ha sucedido alguna vez y se siente bien,pero no dura! un abrazo!

Adrisol ha dit...

pienso que son tres patas importantes para lograr ser feliz,cómo que una cosa debe ir junto con la otra...
si podemos mantener el equilibrio,creo que todo sería mejor.
el dinero que sea indispensable para vivir dignamente..
el amor para llenar el alma y el corazón..
la salud para poder lograr las otras dos cosas..
me encantó esta entrada,hace reflexionar!!

besossss

Miguel ha dit...

Miriam: ¡Qué emocionante ha sido saber que este post te ha recordado a tu abuelo!. Y sí, como tú, pienso que el primer pilar es el amor.

Fernando Manero: Yo no sé si estoy de acuerdo en eso de que el amor siempre acaba por llegar. Yo creo que hay personas que han sido muy infelices por la falta de amor. Por no haber encontrado el amor en una de las dos vertientes: amar, o ser amado. Sin esta condición humana, la de amar, para mí es imposible ser feliz. La salud, amigo Fernando, estoy de acuerdo que es otro pilar básico, pero sigo creyendo que si una persona se siente amada, o ama, puede superar su falta de salud. Al revés pienso que no. Lo malo es que muchas veces las personas no sabemos apreciar el amor que tenemos y por eso no alcanzamos la felicidad. Pero si uno es consciente de ese amor, será feliz.

Chiriveque: Amigo Chiriveque, permíteme que disienta un tanto contigo. Acepto que la salud es la raíz y la base para poder vivir. Sin salud la vida se torna muy difícil de vivir. Incluso sin salud se entorpece el amor. Pero esto pasa porque los seres humanos no estamos preparados para disfrutar del amor y ser felices por el mero hecho de amar. Hemos puesto en primer lugar otras metas, como los bienes materiales, que enturbian diariamente nuestro bienestar. Y por supuesto, con la salud pasa igual, queremos estar siempre sanos, y cuando no lo estamos nos sentimos infelices, sin mirar a nuestro amor, que está ahi. Lo malo, es lo que tú apuntabas, que el amor no es eterno. Por eso la felicidad tampoco es eterna.

Isol: Estamos de acuerdo en el fondo. Y también estamos de acuerdo en que si tenemos las tres cosas, mejor. Pero yo estoy seguro que puede haber gente que aun así, no alcance la felicidad. Porque si esta persona es ambiciosa, nunca tendrá bastante y por lo tanto nunca alcanzará la felicidad.

Adrisol: Yo creo que con los tres pilares es muy fácil ser feliz, pero ya digo que no siempre se es feliz, porque para ello hay que estar predispuesto, y conformarse con lo que se tiene.

María ha dit...

Yo, contigo Miguel.
Si el corazón está a gustito, te hace ver el resto de las cosas desde una perspectiva mucho más confortable.
Es verdad que si necesidad de afecto, está cubierta, hasta hace que los dolores duelan menos e incluso, aquello de que, contigo pan y cebolla y sabe rico.:))
En segundo lugar colocaría la salud, porque si la salud falla, es difícil disfrutar de casi nada y por último el dinero.
Pero ¡¡vamos, mejor nos quedamos con las tres!!¿OK?

Muchos besos.

Miguel ha dit...

María: Nada que añadir a tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

Yolanda ha dit...

Miguel, ayer escribí un comentario que ha desaparecido, no sé si llegaste a leerlo. Decía, básicamente, que la felicidad es inasible, pero real, que no se puede disimular y que se la puede fabricar uno mismo teniendo cubiertas unas necesidades mínimas. El envidioso no puede ser feliz, aunque tenga fama, salud, dinero y una corte celestial alrededor, ni el ambicioso, el que ansía poder sobre todo y desea destacar a toda costa. Mucha gente que parece tenerlo todo es profundamente infeliz e inestable porque no sabe digerir su fortuna. Otros mucho más humildes en cambio son ejemplo de serenidad y sensatez. Saber disfrutar de los pequeños placeres es un arte que proporciona grandes satisfacciones. Me gustan las cosas buenas, pero no el lujo. Tengo una salud razonable, no tengo deudas y me siento querida y valorada, así que cumplo las premisas de la canción para ser feliz, y lo soy. Siempre digo que no me puede tocar la lotería porque he tenido suerte con las cosas importantes: el trabajo, mi marido y mi hijo, y sería injusto pedir más. No deseo un coche nuevo, ni una casa más grande, ni poder dar la vuelta al mundo o un crucero por el Caribe, todo eso me resbala. Me basta con lo que tengo y lo disfruto muchísimo. Ahora que tanto preocupa la crisis, a ver cómo salen lo que se entramparon hasta las cejas por comprarse un todoterreno (son, además, los peores conductores en general, los más abusones e insolidarios), un chalé millonario, por celebrar la comunión de la criatura por todo lo alto o por irse de vacaciones a Tailandia. Es lo que tiene querer vivir por encima de las posibilidades reales, sólo trae problemas, insomnio e infelicidad.
Por cierto, es bastante probable que vayamos de viaje de fin de curso a Benicassim. ¿Podremos conocernos, con un poco de suerte?
Un abrazo.

Raúl ha dit...

Miguel, muchas gracias por tu visita y por las palabras que dejaste en mi blog.
Un saludo, paisano.

LOLI ha dit...

El amor sin el para que la salud y el dinero?

He puesto puerta en mi blog y necesito tu correo para invitarte el mío es dorove1@gmail.com.

Un besazo

Miguel ha dit...

Yolanda: Admiro cada día más tu sensatez y saber vivir. Eres una maestra feliz y también una ciudadana feliz. Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices en tu comentario. ¿Venís a Benicàssim? igual nos conocemos...

Raúl: Lo mismo te digo. Nos seguimos leyendo.

Loli: Estamos, pues, de acuerdo. El amor, siempre el amor. Ahora me paso por tu blog.

Laura ha dit...

Yo apostaría en primer lugar por la salud, y en segundo lugar por el amor. El dinero, lo tengo comprobado, no da la felicidad. Tengo amigas a las que les gustría tener mi cuenta corriente, y yo daría cualquier cosa por vivir algunas de sus experiencias.

Besos.

Perséfone ha dit...

Para mi no son indispensables, aunque si importantes.

Sin embargo sí creo que un error muy importante que comentemos demasiado a menudo es el de darle más importancia de la que tienen a los detalles superficiales, pasando por alto los pequeños placeres y esas cosas que, a pesar de ser pequeñas, simples y cotidianas, nos hacen sentir tan bien.

Un abrazo, amigo.

Miguel ha dit...

Laura: Yo no te quiero quitar la razón. La sul es casi diría que indispensable para ser feliz, pero ¿te imaginas una persona que tiene salud, y dinero, pero no quiere a nadie y que tampoco es querida...?

Perséfone: Sí, te doy la razón, esas pequeñas cosas, esos pequeños detalles pueden darte un instante o un momento de felicidad, pero la felicidad duradera creo yo que pasa por el ejercicio de amar.

Joselu ha dit...

Creo que el ser feliz es una vocación. Hay personas que tienen las tres cosas básicas citadas y no son felices. Hay quien en un campo de concentració nazi (Auschwitz) es capaz de utilizar ese tiempo abominable y ominoso en crear una tendencia psicológica, la logoterapia, como fue el caso de Viktor E. Frankl que escribió libros como El hombre en busca de sentido profundamente reveladores. Del plomo sacó oro. Y sobrevivió a Auschwitz para contarlo. Creo que la felicidad es una vocación, como decía arriba. Se puede tener todo y ser infeliz, y se puede carecer de todo y ser feliz, o al menos tener la disposición de serlo. Es la sabiduría. Libro de Job. Dios me lo ha dado y Dios me lo ha quitado.

Miguel ha dit...

Joselu: Me quedo con eso de "ser feliz es una vocación". Apurando un tanto el tema y al hilo de lo que tú comentas, es verdad: se puede ser feliz en las más enrevesadas situaciones. Sólo hace falta, como tú apuntas, tener vocación de ser feliz.

cactus girl ha dit...

Pues mira, hace un tiempo te hubiera dicho que el amor es lo más importante.
Pero pasa el tiempo, una va cumpliendo años y me voy volviendo más práctica. La SALUD es lo que te mueve a levantarte por las mañanas y la que te da fuerzas para que lo demás vaya fluyendo.

El día que tengo aunque sea un pequeño dolor de cabeza o una leve indigestión, no tengo ganas ni de levantarme del sofá.

Así que la salud, sí señor. Para poder disfrutar bien del dinero y del amor.

Un beso y felicidades por tu blog. Lo visitaré más a menudo

La Vero ha dit...

Pues para mí lo principal es el dinero, si tienes dinero hay un montón de cosas que mejoran y que te quitan preocupaciones que te impedían estar mal. No se es mi punto de vista, y la verdad es que a nadie le parece bien, dicen que soy demasiado materialista.

Besos y abrazos

Miguel ha dit...

Catus girl: Si, estoy de acuerdo contigo. Pero yo una pega, si esa persona saludable no tiene amor, ¿es posible que pueda se feliz, por muy sana que esté? Yo tengo mis serias dudas.

La Vero: Pues, no te sepa mal, pero yo también soy de los que piensan que el dinero es sólo una ambición materialista. Ya sé que ocasional y puntualmente el dinero te ofrece muchas posibilidades, pero todas estas posibilidades llevadas a cabo teniendo a tu lado persona o personas que te aman, creo que varía por completo todo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO ha dit...

Mi orden es claro:

SALUD

AMOR

DINERO

besos

Miguel ha dit...

Fernando: Pues yo pondría primero el amor. Porque pienso que sin salud, pero con amor sí que se puede ser feliz. Al revés, pienso que no.

María ha dit...

Miguel, me gusta mucho el tema que has tratado hoy, y te voy a dar mi punto de vista.

Yo creo que la felicidad nunca puede ser permanente, sino son estados momentáneos, podemos ser felices, por ejemplo, porque nuestro hijo nos haya dado una alegría con una buena nota en un examen, en ese momento que nos está dando la noticia, estamos siendo felices, o por cualquier acontecimiento agradable e importante para nosotros, pero a lo mejor a los pocos minutos nos dan una mala noticia de algún fallecimiento, por ejemplo, entonces, esa felicidad se derrumba, y pasamos a todo lo contrario.

La vida está llena de altibajos, de caminos con curvas y pocos caminos lisos, y en cada camino vamos encontrando momentos buenos y menos buenos, pero no es eterna la felicidad, porque siempre vienen preocupaciones que nos hacen estar más apagados.

No habría día sino hubiera noche, y tampoco sería bueno que hubiera siempre sol y no lloviera.

Pero en cuanto a los aspectos que nos dices, yo pienso que lo más importante es la salud, porque si estás mal, no estás agusto ni puedes sentirte feliz ni contigo mismo ni con nadie, y en cuanto al amor, lo colocaría en segundo lugar, porque el amor es muy importante en la vida, es compañía, es ofrecer, es recibir, es el todo, y en tercer lugar colocaría el dinero, que aunque es necesario para poder subsistir, habiendo salud y amor, se conseguiría con toda esa fuerza anterior, el dinero.

Me encantó el tema, como te he dicho antes.

Un beso.

Miguel ha dit...

María: Gracias por tu comentario. Estoy plenamente de acuerdo en esto que tú dices de que la felicidad no es eterna. Es un cúmulo de pequeñas cosas. El tema del post `retende simplificarlo, pero realmente, es lo que tú dices, es mucho más complejo de lo que yo planteol.

VERÓNICA MARSÁ ha dit...

Coincido con algunas opiniones... el caso no es qué, ni cuánto tenemos, sino la manera de apreciarlo. Y, mira, soy muy afortunada: tengo salud y estoy para mojar pana mi edad (ja, ja), tengo un par de platos de comida cada día en casa (y a veces hasta comemos sobras de tanto que tenemos) y, lo mejor de todo, tengo todo el amor de la persona mas maravillosa del cosmos cósmico!!! Así que...
Un abrazo.

Miguel ha dit...

Verónica: Me alegra verte así tan feliz y tan positiva. Y además estamos de acuerdo.

Marinel ha dit...

Yo soy como un gatito desde que nací:necesito mimos y amor
Crecí rodeada de amor y no concibo ni por un segundo,no darlo o recibirlo de la forma que sea.Sin él,estaría absolutamente perdida.
Lo de la salud para mí es lo siguiente que se me hace imprescindible para ser feliz,pues nada hay más desafortunado que carecer de salud para disfrutar plenamente del amor.
Lo del dinero es lo que tú bien dices,un reto a conseguir para decorar la vida de manera decente.
Sin embargo,me avergüenza saber que hay muchos seres que desconocen por completo cualquiera de estos términos,que viven desolados y por añadidura,rodeados de miseria.
Esto,me hace muy infeliz,la verdad.
Por lo demás,no puedo ni quiero quejarme.
Gran post.
Besos, y mis mejores deseos de amor,salud y si puede ser,dinero también,paara ti y los tuyos.

Anònim ha dit...

La Salud, dinero y amor. son complemento y reflejos de tu ser interior, conociendo a uno mismo, matando dentro de nosotros, los egos, y realizando un analisis psicologico profundo nuestro, encontraremos esa felicidad, no es de tu entorno no es del vecino ni del otro es de nosotros mismo, bueno es mi punto de vista,
gracias por compartir!!!!

Anònim ha dit...

Bueno amigos, yo pienso que primero es la salud, porque una vez yo le decía a un señor mayor que estaba en una clínica que gracias a Díos tenía la oportunidad de estar en ese clínica con bueno médicos y me respondió que rial para qué sino tenía salud. El Sr. se veía bien vestido y fíjense no le importaba el dinero, sólo quería tener salud.

Anònim ha dit...

Lo ideal serían las 3 formas, salud, dinero y amor, pero para mí la más importante es tener salud. Sin salud no puedes hacer nada. En cambio con salud puedes pensar que hacer con tu vidad, como sería trabajar, estudiar y buscar ayuda psicológica si es necesario.
Sé el caso de un muchacho ya un señor ahora, qué tenía un excelente trabajo y tenía mucho porvenir en esa empresa pujante, un día le detectaron un cáncer y se tubo que retirar, gracias a Díos que aun está vivo, con su tratamiento ya está mayor y trabaja por su cuenta de acuerdo a sus posibilidades. Pero por cuestión de salud perdió ese tremendo trabajo. Por eso es más importante la salud.

ChEmA ha dit...

Oleee

Anònim ha dit...

Hablan de salud,dinero y amor.
Como se resiste cuando todas faltan.
estoy sólo, enfermo,sin trabajo, sin dinero y no tengo a nadie.
La salud, me costó perder a mi novia, sin trabajo ni dinero, no puedo recuperar mi salud, Se pierden los deseos de vivir, no hay motivación, se pierde mas salud, se está solo, se llora, se ahoga el alma. No hay motivo para vivir.
La salud empeora, se siente más impotencia. No se desea volver a despertar nunca más.

Seguidors