La meva llista de blogs

Rosa




Hace justo ahora un año escribí este post. Ha pasado un año. La niña (Rosa), que como contaba en el post recibía ayuda desde el aula hasta su casa por medio de un ordenador habilitado con una cámara, al cabo de un mes vino a clase. Y lo hizo sentada en una silla de ruedas. Tenía la pierna derecha entablillada. Al cabo de unos meses cambió la silla de ruedas por unas muletas. Rosa estaba en tratamiento de un cáncer de huesos. De vez en cuando faltaba a clase. Le estaban haciendo pruebas, después del agresivo tratamiento a que había sido sometida. Pero Rosa es una niña muy sensata y muy positiva. Y siempre que volvía a clase volvía con ganas renovadas de ponerse al día en los estudios. Y así todo el curso. Al final aprobó todas las asignaturas y pasó de curso.
Este año vi en la lista que me dieron a principio de curso, que Rosa figuraba en ellas. Me alegré. Se trata de una buena alumna. Y eso siempre se agradece. La duda que me asaltó cuando supe que asistiría a mis clases era si vendría en silla de ruedas, o si por el contrario entraría a clase con la autonomía que le daban las muletas.
El primer día de clase no vino. Me dijeron que estaba en Valencia, que había ido al médico.
Pero el segundo sí que vino. Y no lo hizo con silla de ruedas, ni con muletas, sino que lo hizo por su propio pie. ¡Rosa estaba caminando sola! Me dio un vuelco el corazón. Me acerqué hasta ella y le pregunté cómo estaba, y mientras yo observaba la longitudinal cicatriz que tenía en la pierna derecha de arriba abajo, ella me explicaba que desde el mes de agosto ya andaba sin las muletas. ¡Que ya está bien! ¡Que se ha curado…!
Aquel día empecé la clase feliz, muy feliz. 

24 comentaris:

Bertha ha dit...

Que alegría! saber de su recuperación es una lección para todos.

Un abrazo Miguel y otro para Rosa.

Lore ha dit...

Lo recuerdo perfectamente Miguel, que enorme alegría,a veces el coraje y la ilusión, es la mejor ayuda a cualquier tratamiento.
Un abrazo enorme para Rosa y un beso para tí.

Gemma ha dit...

La normalidad es la felicidad para muchos aunque sólo sepamos valorarla en momentos extraordinarios como este. Me alegro mucho de corazón. Muchísimo! comparto tu felicidad.

Un beso

Lourdes ha dit...

No me extraña que empezaras feliz aquel día. Es genial!!!
Besos!

Diego ha dit...

Qué felicidad. Al final estas cosas son las que muestran el lado feliz de la humanidad.
Disfrútalo.

Myriam ha dit...

La verdad es que es un notición ¿Me alegro profundamente por Rosa!

Le deseo toda la salud del mundo y mucha alegría en su vida.

El hecho de que estuviera conectada con su clase y sus maestros y la posibilidad de seguir las clases, con un objetivo claro a la vista, estoy segura de que ha contribuido mucho en su curación.

¡Bravo por ti y el resto de los maestros que la han acompañado y Bravo a sus compañeritos , aunque no los viera en la pantalla, ella sabía que estaban allí!

Besos

Myriam ha dit...

Lo repito: ¡¡me alegro profundamente por ROSA y por toda la voluntad que ha puesto en curarse y en completar el curso!! Con esas fuerza, nada de lo que se proponga en la vida, le será imposible.

Besos

Miguel ha dit...

Bertha: Sí es una lección para todos. Si la vierais cómo sigue las clases y cómo trabaja...

Lore: La ilusión y el coraje que pone esa niña en su vida diaria es para mí (y para todos) una lección que hay que aprender.

Gemma: Gracias por tu comentario. Pues eso, ¡Rosa ha alcanzado la normalidad.!

Lourdes: ¿Verdad que sí...?

Diego: Sí, son esas pequeñas cosas las que te hacen ver que la felicidad se mueve por unos derroteros insondables, pero muy cercanos.

Myriam: Pues eso, que Rosa ha aprendido una lección importantísima. Y de paso nos ha dado una lección a todos los demás.


V ha dit...

Jo, Miguel, qué bien... cuánto me alegro por ella. Lo mimsmo que lo siento por una chiquilla de mi pueblo con el mismo problema. Exactamente. Pero por desgracia no aguantó y faltó el año pasado.

Si algo tengo claro, es que la Naturaleza nos puso aquí, y pasa de nosotros (con perdón) como de la mismísima mierda. Es lo que es, y punto. Así que por las mismas mejor alegrarse en este momento, sin más. Sin preguntas y sin buscar explicaciones que esa que te mencionaba jamás nos da.

Un beso para ti, y otro para ella :):):)

Miguel ha dit...

V: Pues eso, que a veces, se tiene más suerte otras, la vida es así. Pero cuando nos sonríe es bonito compartir la felicidad.

María ha dit...

Mmmmm ¡¡qué alegría MIGUEL!! no me extraña que tu clase ese día comenzara feliz ¡¡cómo no viendo y sabiendo lo que veías y sabías!! me alegro muchísimo.


Un amigo de mi hijo de 13 años, pasó por lo mismo, afortunadamente como tu ROSA, también está bien... así que he vivido muy de cerca algo parecido, es maravilloso ver la fuerza de los niños siempre, cuando salen de cosas de estas, aun más... cada vez que veo a ( DAVID, se llama así :-) jamás le pregunto por su pierna... solo lo espachurro en una abrazo fuerte, nos sonreímos y ya está ¡¡ a seguir adelante con el día y lo demás!! ...



Un beso muuuy grande para ti MIGUEL y otro igual de grande para ROSA ( aunque ella no lo sepa :-) tú y yo... sí:-)



Feliz domingo.

Miguel ha dit...

María: La verdad es que Rosa no sabe nada de todo eso del post. Ni se lo dije el año pasado ni este año. Pero ella no sabe que yo me siento feliz cada vez que la veo.

Luis Antonio ha dit...

Solo conozco a Rosa por lo que tú nos vienes contando, pero comparto tu alegría.
Un abrazo

Miguel ha dit...

Luís Antonio: Gracias por compartir mi alegría.

TORO SALVAJE ha dit...

:)

La mejor noticia que he leído en mucho tiempo.

Que bien!!!

Saludos.

Perséfone ha dit...

¡Vaya! Esa sí que es una buena noticia. Imagino cómo debiste sentirte.

Me alegro mucho por Rosa. No se merecía otra cosa.

Un abrazo.

Miguel ha dit...

Toro: ¿A que sí...?

Perséfone: La vida, a veces, te invita a seguir viviendo.

Angie ha dit...

Miguel, esos chicos luchan contra todo con una valentía impresionante. Sus logros académicos y la relación con sus compañeros son un refuerzo muy importante porque cada día encuentran motivos para salir adelante. Es una alegría cuando ves que eso sucede, que plantan cara.

El curso pasado tuve un alumno brillantísimo con una enfermedad muy grave. Este curso no le doy clase pero he hablado con él. A él se le ve bien pero su tumor está dando problemas. Le tenemos en palmitas pero es que coincide que es una persona excepcional así que la relación con él es un lujo.

La vida, que no es fácil.

besos.

MAR ha dit...

Me alegro por esa niña y por ti, seguro que eres un profesor que le da ánimos y mucho cariño.
Bess,buen hombre¡

Miguel ha dit...

Angie: Cosas como estas que contamos son las que nos ayudan a comprender que la vida es dura, que no es fácil, pero que si se lucha, la mayoría de las veces vale la pena.

Mar: Pues sí, aunque creo que me ha dado ella más ánimos a mí que yo a ella. Porque Rosa es una niña con una fortaleza extraordinaria.

Ana Márquez ha dit...

Me alegro muchísimo!! Y me alegro también por ti, que debe ser un pequeño triunfo saber que tú le has ayudado con tu apoyo. Un abrazo y gracias por tus siempre amables palabras en mi sitio.

Miguel ha dit...

Ana: Gracias a ti. Gracias por compartir mi alegría.

María ha dit...

Sí, recuerdo la entrada, ¡cómo pasa el tiempo!

Cómo me alegra que esté curada, Miguel, es una buena noticia.

Un beso.

Miguel ha dit...

María: Pues sí, ya está curada, ahora va regularmente a la fisio. Pero ya está curada.

Seguidors