La meva llista de blogs

Canciones



He leído no sé dónde que la música y los recuerdos se ubican en el mismo lugar del cerebro humano. Por eso es tan frecuente que una melodía nos lleve a recordar vívidamente hechos pasados con un realismo tal que parece que los estemos reviviendo.
La música pues, está presente en nuestras vidas de forma permanente. Cualquier eco de una canción nos puede transportar hasta mundos pretéritos que nunca morirán.
Yo tengo infinidad de canciones amigas. Canciones que me trasladan en el tiempo al compás de sus sones. Y yo, que soy un nostálgico, pongo en mi equipo de música una y otra vez esas canciones mágicas. Son cientos de ellas las que conmueven mi alma y me hacen vibrar. Podría decirse que mi vida está hecha de canciones. Cada época, unas canciones determinadas. Hay que decir que yo soy muy cuidadoso con estos archivos musicales de mi mente, y los aliento y alimento para que funcione la magia de su recuerdo musical.
Hay épocas de mi vida en las que los recuerdos musicales son fecundos, suaves, venturosos… y otras, que recordar no quiero. Por eso la música la selecciono en razón al momento y a la predisposición de mi espíritu. Y así pasa que hay años que tienen un algo especial para mí y los revivo continuamente. Y las canciones son las que dirigen mis sueños. Aunque podría aburriros, me atrevo a poneros algunas canciones de esas que considero claves en mis ensoñaciones. Son las siguientes:
La canción más antigua es una del año 1964, “No tengo edad” de Cigliola Cinquetti. Siempre que la oigo pienso en mi madre que la solía tararear mientras yo jugaba y ella hacía la comida. Luego, en el año 1969 surge la canción de Los Payos “María Isabel”, que me recuerda al mes de agosto de aquel año veraneando en un pueblecito de Castellón que se llama Borriol. El invierno de 1969-70 es el de mis primeras clases en bachillerato, y aquí están las canciones de “Sugar Sugar” de los Archies, “Cenicienta” de Fórmula V, “El baúl de los recuerdos” de Karina y “El himno a la alegría” de Miguel Ríos. Este verano, el de 1970, fue el primero que mis padres me dejaron ir solo con mis amigos a pescar al puerto; aquel verano nos pasábamos las tardes en las escolleras al compás de ”Todo tiene su fin” de Los Módulos, “Canciones” de Massiel, “Un rayo de sol” de Los Diablos, o “In the summertime” de Mungo Jerry. Luego ya pasaría al año que conocí a mi mujer. El año 1975. Son mágicas las canciones “Y tu” de Claudio Baglioni, “I can help” de Billi Swan, “Para que no me olvides” de Lorenzo Santamaría, y “Hoy tengo ganas de ti” de Miguel Gallardo. Ya después vendrían las canciones que coincidieron con mi época del servicio militar. Entonces, en el año 1979-80 triunfaban “Please don’t go” de KC and the Sunshine Band, “Another brik in the wall” de Pink Floid, “Chica de ayer” de Nacha Pop, “Déjame” de Los Secretos, “Háblame de ti” de Pecos, “Woman” de Jhon Lennon. Las canciones “Me colé en una fiesta” de Mecano y “Hard to say I’m sorry” de Chicago sonaban en el verano de 1982, que es cuando me casé. Al año siguiente, las canciones “Moonlight shadow” de Mike Olfield, “Every breath you take” de Police y “La fiesta nacional” de Mecano me recuerdan al feliz momento en que aprobé las oposiciones. En el año 1984 nació mi hija, y las canciones que me llevan a aquellos días de dicha desbordante son “Una de dos” de Luís Eduardo Aute y “I want to break free” de Qeen. Después, otra época que está repleta de recuerdos musicales agradables es aquel tiempo en que mi padre y yo durante diez años –de principios de los noventa al 2002-, estuvimos redactando el libro “Memorias del Grao de Castellón”. Los discos de Eagles, América, Carpenters, Cat Stevens, Richard Claydeman, son testigos de ello. Y ya por último están las canciones de Sergio Dalma, que siempre que las escucho pienso en mi hija.
Como veis, podría llenar hojas y hojas de canciones. Sólo he puesto unas pocas y unos pocos años, pero os aseguro que todos mis años están repletos de canciones…y vosotros ¿también tenéis canciones mágicas…?

25 comentaris:

Joselu ha dit...

Es curioso porque cuando oigo canciones de mi adolescencia, que me recuerdan mi pasado, no me pongo nostálgico, y creo que incluso me desagradan. Iba en el coche esta mañana y han hablado de una colección con las mejores canciones de nuestra vida. Todas las que han puesto las conocía, pero me sentía alejado de ellas y no sentía ningún interés. No me pasa con la música que escuché a partir de mis treinta años. Extrañas paradojas de la memoria. Un cordial saludo.

Lauryna ha dit...

Yo tengo muchos recuerdos ligados a anciones. De pequeña y de mi infancia, de cuando he ido creciendo, del primer beso, de la primera desilusion, que me recuerden a mis amigos, a las personas que estan muy lejos de aqui, de mi chico, ....

Una de la canciones mas bellas que conozco es de victor manuel, asturias. Me recuerda a mi tierra, a asturias, a una de las cosas mas bellas que todos podremos conocer, sus montes , sus minas, ... Me emociona bastante. Recuerdo que un familiar que no vive aqui, en asturias, un dia vino a una comunion en la que cantabamos y demas, y el eliguio esta cancion, nos emociono a todos. Y esque... cuando la escucho, aparte de trasmitir que es mi tierra, me hace recordar tantos momentos vividos aqui... ojala nunca tenga que ime de aqui.

Te dejo un enlace para que la escuches, aunque es muy tipica, http://www.youtube.com/watch?v=RJ8op74SEm4
(Siento haberm extendido tanto, por cierto, conozco algun a cancion de formula V, a mi padre le gustan).

Un besito

Miguel ha dit...

Joselu: Tal vez en nuestra vida haya épocas más queridas que otras. Por eso hay canciones que nos transportan a estas épocas que no queremos revivir y por lo tanto, las obviamos, y en cambio hay otras que nos llevan a un lugar en el tiempo que nos hacen sentir a gusto, y por eso siempre que podemos, volvemos.

Lauryna: Me encanta Víctor Manuel, y guardo gratos recuerdos de canciones suyas, como por ejemplo "El abuelo Víctor" que me recuerda a mi primer año de bachillerato, o "Sólo pienso en ti" que me recuerda al último curso de la carrera, o "Luna" que me recuerda al tiempo que pasé en Madrid haciendo la mili.

La Vero ha dit...

Yo también tengo varias conciones que me recuerdan momentos extraordinarios que no quiero perder nunca, sobre todo son de viajes a los distintos lugares donde he ido.
Pero también tengo en mi Ipod diferentes carpetas con canciones que me evocan diferentes estados de animo: si estoy euforica, si estoy alegre, si estoy tranquila, si estoy cabreada, si no tengo ganas de hacer nada...

Digamos que la musica forma parte de mi dia a dia y que me mueve.

Yo creo que me quedo sin Ipod y me da algo.

Me ha gustado mucho este post.

Saludos!!!

Arwen ha dit...

Dios mio!!! son las mismas canciones que me han acompado a mi a lo largo de mi vida!!! bueno en mi caso la adolescencia estaba cargada de Alaska y dinarama, mecano y tambien mucha musica tecno de los ochenta pero tenemos mucho en comun!! que entrada mas maracillosa Miguel y es verdad la buena musica nos transporta a toda clase de recuerdos y nos reconforta el alma...miles de besos amigo

Arwen ha dit...

Perdona que escribi mal...bueno tu me entiendes jejejej besos

Adrisol ha dit...

creo que todos tenemos canciones que han marcado nuestras épocas en la vida.............en mi adolescencia escuchaba mucho a tom jons,credeance clearwater revival o raphael, serrat, etc......
gracias por traerme a la memoria tan gratos recuerdos.

un abrazo

Marta ha dit...

Por qué será que relacionas a Sergio Dalma conmigo?

Bueno no te comento más que estoy en medio de un congreso (como ves muy entretenido).

Un besito.

Yessi ha dit...

Y que hermoso es que tengamos nuestros recuerdo presentes a travez de las caniones no?....acompañarlos de una melodía que nos enchine la piel o que nos haga saltar de alegría y porque no ....que nos haga incluso derramar una lagrima...

Te dejo un abrazo.

Miguel ha dit...

La Vero: La música forma parte de nuestras vidas, no te quepa la menor duda.

Arwen: En mi caso la música que más me reconforta y que más entrañables estados de ánimo me trae es la música de los setenta. La de los ochenta, sólo algunas muy concretas canciones, no sé por qué será.

Adrisol: La música nos marca nuestras vidas. Y va unida a los recuerdos. Una buena canción si te trae un mal recuerdo, pierde todo su encanto.

Marta: Aún me acuerdo de la primera vez que (en el año 1991) escuchamos "Bailar pegados" y desde entonces... pues ya ves...

Yessi: Las personas estamos permanentemente buscando sensaciones que penetren dentro de nosotros y nos hagan sentir personas más allá del mundo material, por eso todos tenemos canciones mágicas.

fernando ha dit...

Ufff, me resulta imposible quedarme con unas canciones y otras no. Tengo muchas que forma la banda sonora de mi vida. Un abrazo.

Perséfone ha dit...

¿Que si tengo canciones mágicas? ¡A montones! y como bien dices tú mismo, cada una de ellas asociadas a algún recuerdo.

Te aseguro que harían falta muchos Gigas de espacio para guardar toda la banda sonora de mi propia vida.

Por cierto, mil gracias por compartir parte de la tuya y el significado que tiene para ti.

Un abrazo.

Antonio ha dit...

Tengo hermanos mayores y siento que la mayoría de canciones que citas forman parte de mis recuerdos como si fuesen propias. Igual que ocurre con las lecturas, las canciones se asocian a épocas determinadas que uno puede recuperar a través del oido (¿no parece que si cierras los ojos recuerdas mejor...?)
Con el fin de experimentar con los blogs sin estropear mucho el mío, empecé a redactar un blog en el que recogía impresiones sobre los discos que tengo en casa; es un proyecto que, a día de hoy, se mantiene por pura nostalgia: Repaso de música.
Un saludo.

Miguel ha dit...

Fernando: La banda sonora de nuestra vida esta formada por canciones, y cada una de ellas pertenece una época de nuestra vida. Cuando las escuchamos, recordamos esta época.

Perséfone: Seguro que en tu mente caben todas las canciones, y seguro que de vez en cuando las recordarás, y recordarás tiempos pasados.

Antonio: He visitado tu "Repaso de Música" y me parece una propuesta muy acertada. Si, si cerramos los ojos los recuerdos se acercan más diáfanos.

Yolanda ha dit...

Esas canciones que nombras también forman parte de mi vida. La banda sonora de la vida de cada uno está grabada a fuego en la memoria. Una melodía desencadena un recuerdo de forma consciente o no. Ahora me ha dado por recuperar la copla, Concha Piquer y similares. Me emociona volver a escuchar esas historias desgarradas que aprendí de mi madre. Durante años no las soporté, ahora me encantan y me emocionan. Estaré haciéndome mayor...
Gracias por tratar un tema tan cercano y tan bonito.
Un saludo, colega.

Clares ha dit...

Es preciosa la idea de recomponer la banda sonora de tu vida, me ha encantado esta entrada. Y además, te felicito por tu memoria. Para mí sería muy difícil hacerlo tan pormenorizadamente; se nota, desde luego, que lo tienes todo muy bien organizado. Leyéndote, me ha dado un ataquillo de nostalgia, así como un sabor agridulce, una punzada de recuerdos. Muchas canciones coinciden en mi vida, pero yo tendría que añadir otras, porque mi padre era un gran aficionado a la canción italiana popular y también a los fados, así que en su estudio, aparte, música clásica, oíamos muchas canciones de esas. Gracias por tus recuerdos musicales, Miguel.

Miguel ha dit...

Yolanda: Yo también tengo entre mis discos a Concha Piquer, porque me recuerda a mi padre, que le encantaba. Ya ves, la música domina los recuerdos.

Miguel ha dit...

Clares: Como tú dices soy muy pulcro en mis recuerdos musicales. Los tengo en mi memoria muy bien organizados y soy capaz de poner una canción a cada vivencia.

HADA ISOL ha dit...

Compartimos mucho en cuanto a gustos musicales,y muchas de estas canciones que nombras están ligadas a mis recuerdos,te agrego los tangos pues crecí escuchandolos,mi padre siempre los pone desde que soy pequeña por lo que adonde escuche un tango recuerdo detalles de mi infancia,y tambien recuerdo cuanto me molestaba escucharlos en mi adolescencia sin embargo cuando mi papá pone un tengo me emociono por el pasado y por la dicha de que aun esté conmigo y lo siga escuchando,tambien te agrego la lunita tucumana que encierra todo el amor que siento por mi tierra,bailar pegados( yo tambien lo escuché muchissimo como Marta!),la verdad es que la musica nos transporta al pasado,antes cuando era muy jovencita veía a mis padres con los ojos brillosos recuperar su jovialidad al escuchar un tango(que maracaron su juventud) y no los comprendía,hoy en día cuando escucho un tema que bailñe en mi adolescencia me siento más joven y quiero bailarlo como antes,además de percibir una sensación de jovialidad inmensa como en esas épocas y hoy comprendo tanto a mis viejitos!!!!!
Miguel ,pasé un grato momento en tu blog y te lo agradezco! que tengas un muy buen día,me voy a escuchar un poco de musica ya recorrer mi historia!!!!!

VERÓNICA MARSÁ ha dit...

La música... un concepto vago y particularmente privado. Qué raro es que coincidamos con otros en el gusto por la misma música. Yo soy profesora de viola y he interpretado mucha música -mediócremente siempre. he dejado de escuchar música, llamemos clásica, porque la parte de mi cerebro que la procesa se ha independizado del disfrute de hacerlo. He pasado a deleitarme con la música griega... pop. Yo que jamás había sentido un afecto por el pop. Los sentidos musicales se metamorfosean como quieren. No habéis pasado por procesos similares??

Miguel ha dit...

Hada Isol: veo que la música es universal, y a todos atrapa con sus invisible melodías. Tango, rock... todo nos transporta a otros lugares de nuestro pasado.

Verónica Marsá: Indudablemente la música no es algo estático, sino algo moldeable y cambiante. Y así los gustos musicales pueden ir de un sitio hacia otro sin ningún problema, pero lo que siempre queda es el poso vivencial de las notas musicales.

Sibyla ha dit...

Tengo tu edad, y me identifico totalmente con las carátulas de los discos que encabezan este post.

Ahora me ha dado por escuchar Radio Nostalgia, donde ponen canciones de los años 70, 80, y 90, y mi mente recuerda sentimientos dormidos y sensaciones que creía olvidadas...

Un abrazo:)

Miguel ha dit...

Sibyla: Las canciones todas llevan una carga de nostalgia que con el paso del tiempo se acrecienta. Y las canciones se hacen mágicas.

Marinel ha dit...

Mi vida está rodeadad de música.Desde que nací y con hermanos mucho mayores que yo, me rondaban canciones que memorizaba al dedillo a fuerza de escucharlas en el toca discos de casa siempre en marcha...
Todas las que comentas me las sé,si ya no del todo, las sabía de maravilla.
Luego tengo las que me llenaron,y me llenan a mí, que son infinidad y que si me gustan mucho, procuro aprendérmelas,pues me gusta muchísimo cantar.
La vida sin música me parecería fría, desalojada de algo sublime que marca nuestros pasos en este caminar hacia lo desconocido que es el vivir...
Besos.

Miguel ha dit...

Marinel: A mí me pasa como a ti, la vida sin música no tiene sentido. La música conforma mi vida.

Seguidors