La meva llista de blogs

El libro perfumado


Yo no creo en los duendes. Ni en los trasgos. A mí, en cambio, me fascina el misterio profundo y los vericuetos ambiguos y perfumados que dejan a su paso las personas enamoradas.
No es magia. Es amor.
Es probable que solo ciertas personas sean sensibles a estos efluvios amorosos. Tal vez la locura tenga que ver con ello. Nadie está más cuerdo que un loco enamorado. Pero eso la gente no lo sabe. La realidad cobra sus impuestos emocionales y destruye la libre vida de la imaginación amorosa. A lo mejor tenía razón Lennon cuando dijo aquello de “nada es real”.  Pero yo diré que la realidad sí que existe, solo hay que creer en ella.

Un día, no hace mucho, la semana pasada, cogí uno de mis libros favoritos de la estanteria, y al abrirlo, una explosión de mimosa fragancia con sabor a jazmín inundó mi ser. Entonces supe que ella había leído aquel libro. Creo en el amor.  

23 comentaris:

Hada Isol ♥ ha dit...

Yo también creo en el amor! que bello encontrar el aroma del ser amado en un libro,saber que recorrió sus letras,siempre un libro une gentes,primero te une con ese ser que lo escribió ,cuando leo un libro mientras me meto en la historia que cuenta,también pienso en el entorno del escritor,que habrá en su vida en ese instante en que creó ese libro? me une a alguien a pesar de distancias y tiempos,ahora tu relato me trajo otro matiz,me gustó!
El corazón enamorado,es un corazón vivo muy vivo! una vez encontré uan rosa en un libro que se llamaba "corazón" quien la habrá puesto ahi me pregunté,y comencé una investigación a los que habían leído ese libro antes que yo,por fortuna pude saber que esa flor la había guardado allí la primera novia de mi tío Carlos,esa que el nunca olvidó,la que se fue a Buenos Aires con su familia,de la que jamás supo,y a la que amó profundamente,al leerte recordé esa flor.Un abrazo Miguel para vos y tu familia,como está tu hija? siempre lka recuerdo con cariño,mandale saludos de mi parte.

Alís ha dit...

A fin de cuentas nos relacionamos con el mundo a través de los sentidos, ¿no? Y el olfato es, en mi opinión, el que más evoca y menos engaña.
A veces, cuando me llega el aroma de algún perfume determinado, me viene a la memoria el recuerdo de alguien a quien, aunque ya no amo, sí amé en el pasado. Tal vez el olor es lo último que se olvida de una persona.

Un abrazo

MAR ha dit...

QUÉ ROMÁNTICO¡¡¡¡
bSS

Marinel ha dit...

Claro que sí, el amor existe y sus efluvios sobrevuelan cualquier tiempo o espacio.
Bonito de verdad,Miguel.
Besos.

María ha dit...

El amor se puede oler hasta desde un libro porque se lleva muy adentro, en nuestro interior, ese aroma que se transmite al exterior, lo llevas dentro.

¡Qué romántica tu entrada, Miguel!

Un beso.

Bertha ha dit...

Crees en el amor y él en tí: que bonito Miguel.Es verdad que la memoria es muy selecta y guarda todo lo que le interesa: en este caso ese olor a jazmin...

Yo tambien creo en el amor o en esa locura.Romántica que es una:)

Un abrazo Miquel.

Miguel ha dit...

Hada Isol: Antes que nada, decirte que me alegra que te acuerdes de Marta. Está bien, gracias a Dios. Ella sigue con su pequeña editorial, y de momento no podemos quejarnos.
Por otra parte, me ha gustado lo de la rosa en el libro. Esto quiere decir que el amor siempre deja huella.

Alís: Es verdad. El olor es algo que forma parte, no ya de las personas, sino de su alma.

Mar: Es que me sentía así, y así salió.

Marinel: El amor se ha naturalizado en forma de perfume.

María: Fue abrir el libro y una explosión de olor amoroso impregnó su ser... Sí, es romántico. Pero real.

Bertha: El amor es lo más cierto de esa vida. Y disfrutar de su realidad ya sea en forma de recuerdo o en forma de vivencias es lo mejor que nos puede pasar en esta vida.

TORO SALVAJE ha dit...

Fíjate, otra cosa que va a desaparecen con los libros electrónicos... bueno, quizás en vez de un efluvio recibamos un chispazo.

Saludos.

Myriam ha dit...

Qué cosas más lindas dices, da gusto verte feliz.

Besos

Angie ha dit...

Yo soy mucho de guardar cosas dentro de los libros. Me gusta encontrármelas cuando ha pasado tiempo. Pero lo que hace ilusión y te hace soñar es encontrarte algo que no es tuyo. Puedes inventarte la historia que quieras porque será verdadera. Me encanta el olor de los libros. Fíjate que el otro día echaba de menos eso de pasar página a página y sentir el tacto del papel al hacerlo. Me da tanto frío el libro electrónico que a veces creo que la historia pierde fuelle.

Eres un romántico, Miguel. Me ha encantado tu texto.

Besos.

Clara ha dit...

Que bien lo has explicado Miguel. Es uno de los escritos que mas me han gustado. Corto pero contundente. No se le puede añadir nada mas ¡lo has bordao amigo!
Un besito

Lourdes ha dit...

Huy, te entiendo... Por supuesto que te entiendo. Y yo tb creo en ese amor con mayúsculas.
El problema está en que cuando lo pregonamos en voz alta hay alguna gente nos mira raro. ¿Qué sabrán ellos, verdad?
:)

Preciosa entrada.

Un beso grande, Miguel!!

Miguel ha dit...

Toro: Pues a lo mejor será eso, un chispazo; pero el tacto amorosos no existirá.

Myriam: Pues sí, a lo mejor es eso...

Angie: Los libros, sus páginas, su alma... siempre estarán ahí, dormidos en cualquier estantería. Esperando que una mano los acaricie.

Clara: Gracias por tu comentario. Me da mucha alegría saber que hay personas que están en la línea de las buenas vibraciones.

Lou: Efectivamente Lou, efectivamente... ¡qué sabrán ellos!

Joselu ha dit...

Tu texto -muy hermoso- me ha evocado a Bécquer en ese chispazo final de la última frase precedida de la fragancia a jazmines que inunda tu ser. No cabe duda que este relato tiene sabor romántico al encontrar una correspondencia íntima en ese libro entre dos almas que entran en él en tiempos diferentes, y es en la segunda ocasión cuando se produce la revelación preparada -no sabemos cuánto tiempo hace- por la persona amada que dejó un mensaje para ser descifrado. Ahora se ha cerrado el círculo.

Un abrazo.

Miguel ha dit...

Joselu: Me ha gustado mucho tu comentario. Me ha hecho ver que hay personas en este mundo que puedo encontrármelas cuando transito por las galerías inciertas y recónditas de mis pensamientos. Gracias de nuevo.

V ha dit...

En realidad no creo que haya mucho más en lo que creer. Tal vez nada.

A mí me huele a vainilla.

Besos, Miguel.

Miguel ha dit...

V: Te doy la razón. Lo bonito de todo esto es que cada uno es libre de poder exhalar su amor con su fragancia favorita.

Soledad Ramos ha dit...

Efectivamente: la realidad cobra sus impuestos emocionales. Y, aunque admito que es un texto muy romántico,menos mal que tenemos esa realidad. La nuestra nos mantiene más unidos que todos los momentos y pensamientos mágicos. Y ahí está el mérito, porque eso es lo difícil.

Miguel ha dit...

Sole: La realidad, de hecho, cobra peaje, en todos los sentidos...

Diego Cobo ha dit...

Yo soy de los que piensa que la realidad la construimos nosotros. Y creer eso nos da alas, porque si la realidad ya estuviera ahí, sería triste sentirse una marioneta.
Aunque sea por esperanza!

un abrazo

María ha dit...

Hay que ser muuuy, pero que muuuy valiente para escribir una cosa tan hermosa en los tiempos que corren MIGUEL, mucho más para creer en cada una de las palabras que has escrito como sé es tu caso... esta mañana te decía en mi blog que creo de verdad que tú eres un hombre feliz... tus palabras siempre huelen a eso y a SOLE sieeempre huelen a SOLE, por eso el libro te olió a jazmín... porque tú llevas su olor y su amor dentro... todo te huele a ella... seguro que si abres una barra de pan te huele a jazmín :))

Es una delicia lo muuucho que huele aquí a amor, de ese... del bueno, del real que os mantiene unidos en las cosas importantes gigantes y en las pequeñitas inmeensas.

Precioso.


Mil besos... así, al por mayor, para que repartas con SOLE... si te hace tener ese olfato mágico tuyo, debe oler Mmmmmm ...de maravilla. Graaaciaaas.


Muaaaaakss!!

Luis Antonio ha dit...

Tener la sensibilidad que pones de manifiesto en tu bello escrito es prueba inequívoca de que eres un hombre feliz.

Te felicito porque no todo el mundo sabe alcanzar esa felicidad que requiere una gran inteligencia emocional. Y eso es privilegio de unos pocos.

Enhorabuena y un abrazo, Miguel

Miguel ha dit...

Diego. Cada cual es protagonista de su realidad. Esto lo tengo claro. Hay pues, miles de millones de realidades.

María: ¡Cómo eres! Tienes el don de la telepatía emocional. Eres capaz de llegar hasta el corazón de la gente desde la pantalla del ordenador. ¡Eres genial!
Me ha encantado tu comentario.

Luís Antonio: Gracias por tu comentario. Me has hecho feliz leyendo tus palabras. De verdad.

Seguidors