La meva llista de blogs

Las vidas sucesivas


Hablaban el otro día en televisión de un niño escocés de ocho años que desde que tenía dos años hacía claras referencias a hechos y circunstancias que no pertenecían a su vida, sino, aparentemente, a otra vida. Así, se refería a su otra mamá y su otro papá, y a su otra casa, que describía con todo lujo de detalles. Tanto insistía el niño, que le llevaron a psiquiatras y psicólogos para que se le quitara esa manía, pero según pasaba el tiempo, sus “recuerdos” eran más claros y concisos. Ahora daba nombres y apellidos de sus anteriores padres (la familia Robinson) y situaba la casa en un lugar frente a la playa, donde decía que veía como despegaban y aterrizaban los aviones; se trataba de una isla al norte de Escocia (la isla de Barra). La cosa llegó a tal extremo que decidieron viajar hasta allí y comprobar los datos. Y así hicieron.
Cuando llegaron a la isla de Barra, el niño les indicó perfectamente dónde estaba la casa. Reconoció cada uno de los rincones de la vivienda al tiempo que señalaba la ventana desde donde veía las evoluciones de los aviones (pues, en efecto, la casa estaba frente a la playa y allí era donde las avionetas aterrizaban y despegaban) así como su habitación y la de sus hermanos. Faltaba por comprobar si la familia Robinson había habitado aquella casa (en aquel momento el propietario la tenía en alquiler y no vivía nadie) y a ello fueron. Resultó que en la segunda década de los años cuarenta del pasado siglo, efectivamente, la familia Robinson alquiló aquella casa durante unos años. Las pruebas resultaron concluyentes y a partir de entonces empezó a hablarse de reencarnación.
Hechos como éste los hay a montones. Y en todo el mundo. Y en todas las culturas. A mí me parece que estos casos no son fruto ni de la imaginación ni aún menos de la casualidad. Tienen otra explicación. Quizás la misma que las regresiones.
Desde finales del siglo XIX se conoce la técnica de la regresión, esto es, mediante hipnosis recordar hechos pasados de esta vida hasta el momento de nacer…y de antes de nacer… es decir, recordar vidas pasadas.
Es inmensa y variada la bibliografía que hay sobre este tema. Yo descubrí el mundo de las regresiones hace ya tiempo, fue cuando, por pura curiosidad, me dio por comprar el libro de A. de Rochas titulado “Las vidas sucesivas”. No conocía el tema y quedé impresionado. El libro ofrece muestras de múltiples regresiones que el propio A. de Rochas efectuaba a principios del siglo XX con distintos individuos.
Según estas regresiones se ve (porque lo narra el sujeto sometido a la regresión) que entre una vida y otra el individuo se desprende del cuerpo material y está en un lugar indeterminado en forma de espíritu. Parece ser que son momentos en los que buscar, según las deudas kármicas, un lugar y una madre para volver a nacer. Según esto no se podría hablar de mala suerte al nacer con deficiencias físicas, psíquicas o ambientales, pues sería la propia persona la que elegiría su propia vida (desde este estado de “entre vidas”) según lo evolucionada que estuviera su alma. Después de muchas vidas, se alcanzaría un estado evolutivo en el que ya no se reencarnaría más.
¿Qué pensar de la reencarnación? Tanto los casos como el narrado más arriba como las regresiones parecen no ofrecer duda alguna sobre la existencia de otras vidas. Parecen pruebas definitivas, pero la gente parece ser que no acaba de tomarse el tema en serio. Pasa como con los ovnis, que por miles y miles de casos y abducciones que se produzcan, no es políticamente correcto creer en otras vías de conocimiento que no sean las oficiales.

35 comentaris:

Marta ha dit...

Esto... como que ya me lo comentastes el otro día... ya sabes mi opinión. No me creo na!!!

Por certo esta noche esperemos no tenga un hermanito eh!!jeje

Besets desde un huerto de cabanes!

Adrisol ha dit...

me parece super interesante tu entrada!!!!!!!!!!

estoy totalmente de acuerdo, creo profundamente en todo ésto!!
este plano en el que vivimos es una escuela dónde venimos a aprender y pasar de grado o no, según lo que hagamos.
y tendremos tantas vidas como las que necesitemos para cumplir nuestro karma, no creo en las casualidades ni en los accidentes.
es mi verdad, claro, relativa y no absoluta!!!
por supuesto, que respeto todas las ideas.........
gracias por compartir!!
un super abrazo y buen finde

fernando ha dit...

En este tema, no sé mucho, pero parece interesante. Un abrazo.

Rachel ha dit...

muy interesante tu post, realmente da que pensar, realidad, imaginación?? allá cada uno, yo no creo en las casualidades, sino en que las cosas pasan por algo...
un abrazo

Miguel ha dit...

Marta: A mí hechos como el que he escrito en el post, la verdad es que me dan qué pensar. Pudiera ser que sí que hubiera algo después de esta vida.

Adrisol: Parece que coincidimos en los planteamientos, es muy arriesgado afirmar algo en estos temas porque no se pueden comprobar científicamente, pero ¿quién sabe que nos pasa cuando morimos?

Fernando: A mí también me parece muy interesante, y cuanto más te adentras en él más interesante es.

Rachel: Yo pienso como tú, todo pasa por algo, no nacemos por casualidad...

La Vero ha dit...

Yo ya habia oido algo del niño este y decir que no me creo nada, ni la reencarnación ni la vida antes de la vida, ni nada semejante.
casualidades, teatro, lo que sea, pero eso no me lo creo

Saludos!!!

Arwen ha dit...

Hola un tema apasionante Miguel, yo creo en la reencarnacion pero desde luego respeto las otras opiniones desde luego, pero vaya todo este amor...toda la esencia del ser humano no puede ser que se pierda y se quede en la nada...en fin lo vamos a saber todos cuando nos llegue la hora verdad amigo mio?? buenisima entrada...besitosssss

Miguel ha dit...

La Vero: ¿Algun día alguien nos explicará los grandes misterios de la vida, o nos moriremos con el misterio?

Arwen: Algo debe haber que no sabemos, y que sólo descubriremos cuando ya no estemos en esta vida.

SOMMER ha dit...

Escéptico me quedo. Incrédulo me hallo. Pensativo quizá. Meditabundo en todo caso.
Yo no creo en estas cosas, pero...

Natacha ha dit...

Miguel, vi ese reportaje del que hablas... es cierto que hay muchísma literatura al respecto y miles de casos inexplicables... incluso todos nosotros hemos tenido alguna vez un "dejá vu".
Es un tema casi casi personal, de creencia, tal como la fe.
Yo quiero creer, lo que ocurre es que mi lado racional me dice que somos solo un cuerpo sin más...
Ojala la reencarnación exista, de todas formas, a medida que pasan los años y pasan cosas en tu vida... parece que algunas dudas van tomando forma y cuerpo.
Un beso, cielo.
Natacha.

Miguel ha dit...

Sommer: Ese no creo pero... me parece muy sugerente. Yo también ando por esos caminos misteriosos y dudosos.

Natacha: Es posible que sí que haya reencarnación, es posible que no, cada vez tengo más dudas...

Yolanda ha dit...

Hay tantas cosas que desconocemos... ¿Por qué no puede existir lo que de momento no comprendemos? Lo que pasa es que estamos muy cansados de charlatanes y mangantes que nos sacan los cuartos con cualquier excusa o pretenden manejarnos con supuestos hechos paranormales. No creo en nada de eso, pero el universo, la vida y nosotros mismos somos un compendio de misterios, así que... todo es posible... ¿o probable? Necesitamos creer en algo más que lo tangible y comprobable. ¿Tiene importancia la posibilidad de la reencarnación? Ah...
Un abrazo, colega. ¡Cuatro días para las vacaciones!

Miguel ha dit...

Yolanda: Tienes razón, cuando te planteas en serio qué sentido tiene que estemos aquí, en este momento y en este sitio, pueden surgir dudas, que son las que yo tengo.

Lujo ha dit...

Hola Miguel,
Salvando muchos las distancias...fugazmente me ha venido a la mente "Cuarto Milenio" con el vende-motos de Iker Jiménez. Es curioso el programita pues cuenta unas cosas que dudo mucho que sean ciertas. En mi opinión, le resta credibilidad que su Santa Esposa haga comentarios del tipo: "Yo lo sé, y es así".

Por otro lado, el budismo tiene alguna relación con lo que has comentado. Las almas forman parte de un todo y que la existencia fluye de un cuerpo a otro...

Son curiosos este tipo de casos...¿¿Podría pasar que algunas personas tuvieran un sentido mucho más desarrollado, y de ahí esa "especial" percepción????

En fin, pues eso.....
Muchas gracias por tus palabras, siempre.

Cuidate muchísimo.
Hiper mega abrazotes a mogollón ;)
¡Bona Setmana! i petonets per la Marta

Ramón de Mielina ha dit...

estos temas siempre me atraen... puede que exista la reencarnación quién sabe

Joselu ha dit...

Si existiera la reencarnación -sobre lo que no hay ninguna prueba, es sólo una intuición del ser humano- sería como piensan los hindúes una fenomenal putada. Volver a encarnarse y regresar al ciclo de nacimiento, crecimiento, sufrimiento, decadencia, enfermedad y muerte. Cada vez que naciéramos no recordaríamos nada y sería volver a empezar de nuevo. El budismo zen plantea que no hay ninguna constancia de que exista dios, ni vida después de la muerte, ni reencarnación, ni nada, no podemos vivir en función de una creencia. En todo caso, es una creencia inocua, y que puede ayudar a vivir pensando que esta vida no es el final. Pero a mí, la verdad, no sé si me gustaría que hubiera otras vidas, ni tampoco me atrae la imagen del cielo cristiano. Si acaso el paraíso de los vikingos, el wallahla, donde bellas mozas nos harían eternamente felices, o mozos claro está. No sé, Miguel, puede que sí o puede que no, quién sabe. Es algo irracional, y no me convence la idea de reencarnarme. Uf. ¡Qué trabajo!

Marinel ha dit...

Pues no te puedes imaginar lo que me entusiasma a mí el tema este...
Y este libro no lo he leido,pero voy a hacer lo psible por leerlo.
Yo sí creo que la reencarnación puede existir.
Me parece que este mundo tiene que tener un algo más allá de lo cognoscible y no me refiero con ello a la muerte definitiva, o a ese paso al paraiso,infierno purgatorio y esas cosas,que en mi opinión son menos creibles.
Me encanta pensar que hasta llegar a la última, pasamos por varias vidas...
Imaginas lo que enriquece el interior y el enfoque tan distinto que se le ve a ese trágico final al que tanto se teme?
Muy interesante el post.
Besos.

Miguel ha dit...

Lujo: Pudiera pasar lo que tú dices (yo no descarto nada) y que algunas personas pudieran percibir cosas que la gran mayoría no percibimos.

Ramón de Mielina: Exista o no exista la reencarnación, este tema no deja indiferente a nadie.

Joselu: Estamos de acuerdo en el fondo de la cuestión. Yo me siento tentado muchas veces de creer que existe una suerte de justicia eterna y universal que castiga a los malos y premia a los buenos, y la reencarnación resolvería esta justicia... pero ¿Quién sabe...?

Miguel ha dit...

Marinel: ¿Por qué no pensar que haya otras vidas? yo soy bastante escéptico en todos estos temas, pero esto temas me producen un respeto tremendo, y no me atrevo a decir abiertamente que no creo, por eso abro la puerta a lo desconocido. La verdad es que me dan mucho que pensar.

Esther ha dit...

Tememos todo aquello que no conocemos,pero la vida no es solamente caminar hasta un final "igualitario", la vida es curiosear "con una cierta precaución",creer en la vida como fuente de sabiduría, en flores que crecen entre hormigón, y,¿por qué no en la magia?, ¿en otros mundos?... Creamos, imaginemos, inventemos,y reflexionemos en la posibilidad que quizá en el ultimo día de nuestra actuación una metamorfosis forzada nos convierta en flor, en mariposa, o en cucaracha...
Pensemos y sintamos, y los misterios se resolverán, pasito a pasito, escena a escena.

¡Un abrazo!

Ramón de Mielina ha dit...

eso es verdad... indiferente no se queda la gente, no... de todas maneras, si fuera cierto que cada uno elige su siguiente vida, eso serái un chollo y no habría tullidos, enfermos y esas cosas porque nadie les elegiría no?? entonces, será que a algunos les castigan o cómo? :-)

Perséfone ha dit...

Pues yo estoy totalmente convencida de que existen los OVNIS, la reencarnación y hasta otro tipo de vidas diferentes a la nuestra.

Este es un tema que, a pesar de ponerme los pelos como escarpias, me interesa un montón. Así que no puedo hacer otra cosa más que felicitarte por la entrada y, sobe todo, agradecerte la recomendación.

Un abrazo enorme.

Clares ha dit...

Yo, si pudiera elegir, preferiría morirme bien muerta, como dijo Borges en una ocasión. Nada de vidas posteriores ni anteriores. Lo malo es que no podemos elegir, porque nada sabemos ni sabremos mientras estemos aquí. Soy escéptica respecto a estas cosas, pero como también soy consciente de nuestra ignorancia y llamamos misterio a todo aquello cuyas reglas y fundamentos desconocemos, pues siempre me queda una reserva última. En fin, las creencias son lo más libre del mundo, porque cada cual es muy libre de creer lo que quiera, aunque una vez asumidas puedan quitarte la libertad. Atractivo sí que es el tema.

Miguel ha dit...

Esther: Muy profundo y bonito tu comentario. Yo soy de los que quieren imaginarse cosas, de los que piensan en que hay un gran misterio que nos es reservado para no se sabe cuándo. Pero este momento llegará.

Ramón de Mielina: Según los teóricos que hablan de reencarnación, cuando morimos nos damos cuenta de qué es lo que nos falta para lograr ese estado que todas las personas persiguen en que ya no nos tendremos que reencarnar. Entonces, cuando alguien acaba de morir, su grupo de almas le informa de qué es lo que le falta, es decir cuántas vidas le quedan. Y se le dice qué tipo de vida le conviene para llegar a ese estado. Una vida dura (ser un tullido por ejemplo) equivaldría a pagar muchas deudas kármicas. Así es que no se trata de que cada uno elija a su antojo, sino que elige lo que le falta. Todos, según ellos, tenemos que pasar por el mismo número de vidas y por el mismo número de pruebas.

Perséfone: Es posible que la reencarnación exista. No lo sé. Pero lo que tengo claro es que de esta vida no vamos a salir así sin más (por otra parte, sería lo mejor, fíjate que no pagaríamos nuestros millones de errores que hemos cometido en esta vida)ahora bien, dónde vamos tras la muerte me parece el mayor de los misterios. Pero, a alguna parte vamos.

Clares: Yo pienso como tú, soy escéptico, pero siento muchas veces la tentación de creer en cosas que el misterio de no saber nada me hace imaginar. Hay una verdad universal (que le está vedada al ser humano) que algún día conoceremos.

VERÓNICA MARSÁ ha dit...

Pues la verdad es que me considero escéptica entre los escépticos... pero hay un par de sucesos "paranormales" en mi vida que ni por esas me hacen dudar... sólo me hacen pensar que no estamos suficientemente evolucionados todavía para entender cierto tipo de cosas¡¡

Veremos dentro de 2000 años¡¡

Miguel ha dit...

Verónica: Yo también pienso como tú. Los sucesos paranormales existen, pero tienen una explicación. ¿Cuál? ese es el tema. El día que sepamos explicarlos dejarán de ser paranormales.

irene ha dit...

No creo mucho en todas esas cosas, pero quién sabe, a veces he pasado por lugares en los que nunca había estado y sin embargo me eran familiares, aunque tampoco puedes hacer mucho caso, con esto de las nuevas tecnologías, televisión, vídeos, etc., se te llena la mente de imágenes que tal vez no veas nunca en la realidad, pero que ahí están. En cuanto a los ovnis, pues lo mismo.
De todas formas no me cerraré del todo, dejaré un huequecito en mi cerebro para las dudas.
Un abrazo, Miguel.

Miguel ha dit...

Irene: Pues pienso como tú. Dejaré la puerta entreabierta por ver si hay alguna explicación racional a estos raros fenómenos.

* HADA ISOL ha dit...

Pues yo no sé,realmente no lo sé,no afirmo nada ni niego nada sobre esto,me gusta vivir lo que veo,o sea mi hoy,mi ayer es un referente y si tuviera una ayer que exista antes mi nacimiento pues no me importaría porque quien soy hoy se construye con mi día a día,me ha pasado entrar en lugares que ya conocñia al detalle y en los que jamás estuve,si esta historia es real pues es bastante mágica e impactante,aun así prefiero concentrarme en el hoy sin preguntarme demasiado de estas cosas ,ya ni de la muerte me pregunto porque las dudas me generaban angustia,vivo y disfruto mucho de todo hasta de lo más mínimo,me gustó tu post,es muy interesante.
Que tengas un hermoso día,por cierto Miguel,te felicito por Marta tienes una hija maravillosa,eso de que de tal palo tal astilla es muy real!!!!!

Miguel ha dit...

Hada Isol: Gracias por tu comentario. Pues yo también pienso como tú. La vida presente es la que manda. Lo pasado... quién sabe que sentido tendrá en esta vida... o en posteriores vidas...

Sibyla ha dit...

Es un tema que desconozco, pero respeto todas las opiniones.

Me ha gustado la información.

Un abrazo Miguel:)

Yessi ha dit...

Es muy interesante todo esto que nos cuentas, pero la verdad es que soy esceptica a todo este tipo de situaciones, pero al final hay personas a las que les resulta y funciona bien creer en ello, aun asi me encanto el relato.

Abrazos.

Lauryna ha dit...

No tengo tiempo a leerlo...pero lo hare cuand tenga tiepo. Solo venia a decirte que te pases por mi blog:)
Un besito

Miguel ha dit...

Sibyla: El objetivo de este post no era otro que este precisamente, el de dar información, y que cada cual piense como quiera.

Yessi: Tienes razón, hay personas a las que les va bien tener estas creencias, porque esto les responde a muchas preguntas. Yo también soy escéptico.

Lauryna: Ahora me paso por tu blog.

Anònim ha dit...

Muchas veces, lo paranormal, y el explicar EL POR QUÉ DE LAS COSAS, se tiene que prguntarse todos por unanimidad, según Sócrates dice que la Vida Sucesiva en el Universo regresa, eso es muy cierto, y las similitudes de un sueño y la coincidencia son paralelas a la sinonimia, pues yo creo en la reencarnación y en los sueños hechos reales, ami me ha pasado y hasta en amigos y familia, simplemente ahi que darle la congnosión del sentido de la vida, saludos amigo, haber si nos tocas otro tema...

Seguidors