La meva llista de blogs

Política y trabajo

Paseando por la playa me encuentro con una compañera de trabajo a la que no veía desde hacía tiempo. Nos contamos un poco qué había sido de nuestras vidas, y sobre todo, qué tal le iba en el instituto. Bien, me dijo, en líneas generales. Pero puso mala cara al recordar que este año pasado había llegado un compañero que estaba muy metido en política. Y que no hablaba de otra cosa. Y que trataba de hacerles comulgar a todos con ruedas de molino. Vigilaba a todos y todas por controlar el grado de cumplimiento de los acuerdos sindicales. Incluso llegaba al extremo de poner el oído tras la puerta y escuchar si a aquella hora al valenciano se le estaba dando el tratamiento adecuado. En las reuniones intentaba hacerles suprimir temas enteros de la asignatura de castellano o de historia porque según él esto iba contra la doctrina nacionalista valenciana.
La directora del centro, según me contó, no podía hacer nada con él. Y eso que lo intentó de todas las maneras posibles. Pero él seguía intentando controlar el ideario político del centro. Cuando había alguna manifestación de su signo político, al día siguiente preguntaba a los que no vio en la manifestación el por qué no habían asistido, que eso era una vergüenza, que no respetaban su identidad y que eran unos valencianos de pena…
En el instituto se hizo con una camarilla que le reía las gracias y que seguían el dictado de sus pretensiones políticas. Otros, lo aborrecían y casi ni se hablaban…
…La política ha entrado en el centro de enseñanza de mi excompañera. Y estos son los resultados.
¿Qué opináis, debe la política mantenerse al margen del trabajo o se debe introducir en él?

GRACIAS ANA, ERES UN SOL

35 comentaris:

Anna Jorba Ricart ha dit...

En un equipo de trabajo en dónde somos varios y cada uno con su manera de pensar,en conceptos politicos, a veces se coincide a veces no, pero cualquier imposición, vigilancia, recelo que llegue al exptremo que relatas de ninguna manera es tolerable... Crea mal ambiente y divergencias extremas.
Un saludo.

Marinel ha dit...

Con total sinceridad, pienso que no.
La política en sí misma es algo a lo que si te dedicas a ella,vale,pero intentar imponerla en un lugar donde como es lógico,habrá ideologías distintas,lo único que puede courrir es lo que te cuenta tu amiga:
El ambiente se hace espeso,y en muchos momentos se hará insoportable.
Lo que no entiendo es por qué no se puede hacer nada contra esa imposición...
Un beso

TORO SALVAJE ha dit...

Ese tipo de personas me asquean.
Están en todas partes.
Medran y subsisten gracias al carnet del partido y todo lo que tocan lo convierten en basura.
No quiero relacionarme con ellas. Si veo a alguna me alejo.

Saludos.

Miguel ha dit...

Anna Jorba: Lo peor de todo es que crea mal ambiente en el trabajo y no se puede trabajar a gusto.

Marinel: Pues lo han intentado, pero no han podido hacer nada contra él, se ve que los lazos políticos son más fuertes que los laborales.

Toro: Pues yo hago lo mismo que tú. Me alejo de ellas

Joselu ha dit...

Sin duda, la política debe estar alejada de un centro educativo. Que cada uno piense lo que quiera, de hecho prefiero no saber qué piensan los demás y, desde luego, un individuo como ese que describe tu amiga, es negativo y repugnante. A los patriotas de todo tipo, prefiero mantenerlos lejos de mí. Afortunadamente en mi centro han convivido en la Junta directiva planteamientos políticos totalmente diversos. No quiero decir que fuera una buena Junta pero al menos tuvieron la elegancia de respetar las posiciones de los demás y dejarlas al margen de la gestión.

¿Valencianos de verdad? ¿Catalanes de verdad? ¿Españoles de verdad? ¿Finlandeses de verdad? Bah.

Detesto a los que se envuelven en las banderas.

Un saludo.

Miguel ha dit...

Joselu: Te diré que yo nunca hablo de política con mis compañeros, aunque más o menos intuyo por donde están sus preferencias, nunca hablamos de ello. Por eso me llevo bien con ellos. Pero lo malo viene cuando hay alguien que es activamente político, como el caso que me contó mi excompañera, que entonces te obliga a significarte en uno u otro sentido, y entonces, la política hace su aparición en el centro inevitablemente. Y el mal ambiente también.

V ha dit...

Al margen.

Gilipollas los hay en todas partes y de todos los colores, por desgracia.

Besos, Miguel.

María ha dit...

¡¡xD, MIGUEL!! ¡¡la duda ofende!!

Me parece despreciable que alguien imponga nada a nadie, si es en le centro de trabajo penoso, pero si encima el centro de trabajo es un colegio ¡¡vergonzoso!! a mi me parece que las normas y el ideario de un centro debe ser enseñar, lo más y mejor posible a los alumnos, al margen de nacionalismos y confesiones de todo tipo... instruir no es o no debiera ser jamás comer el tarro y ese tipo de personajes además de pequeños despotillas es lo que hacen... me temo que tu compi, debió pasarlo fatal si no comulgaba con esa manera de ser... ¡¡una pena!!


Espero que tú no sufras a nadie así, porque sé que ni por asomo eres de esos.


Un beso grande MIGUEL.

Lourdes ha dit...

Uff, qué mal rollo!
No deberían mezclarse las cosas, porque cada uno tiene su forma de pensar y de vivir.
No puede venir nadie a imponer nada a nadie. Es que si no, se genera un mal ambiente en el curro que pa qué...
Así que:-"¡Fuera, bicho!"-. :)


Besos, Miguel!!

Gemma ha dit...

Yo Miguel pienso que el problema es que llamamos político a cualquiera y política a cualquier cosa...

Un beso.

Esther ha dit...

A mi parecer hablar de política debería poder ser un tema de conversación de cualquier lugar, no es malo generar el debate,la reflexión...,el problema es que estamos educados en la beligerancia no en el debate.

Nunca podemos imponer nuestras ideologías, hay que aprender a convivir, no tolerar, sino convivir.

Luis Antonio ha dit...

Todos los que ejercen de "comisarios políticos" de la tendencia que sea... me producen alergia. Y no soy de los que callan.

Un abrazo

Hada Isol ♥ ha dit...

Pues el ambiente de trabajo debe ser sano,tranquilo,si te vas a sentir perseguido eso está mal,además hay que respetar la libertad de cada uno,si alguien está o no de acuerdo,si no dese ir a marchas tiene su derecho,eso es imposible de tolerar esa persecusión no tiene sentido,creo que no es bueno mezclar las cosas .un abrazo

Miguel ha dit...

V: efectivamente.

María: Por supuestísimo que no soy alguien de esos. Yo voy a mi trabajo a lo que voy, y mis ideas políticas (que las tengo) las dejo para otras ocasiones.

Lourdes: Eso, eso, el que quiera hacer política que la haga, pero no en el trabajo.

Gemma: Sí, pero hay personas que sí saben dónde está la política, y saben hacer uso de ella en donde no debieran.

Esther: Tú lo has dicho: estamos hechos para la beligerancia, no para el debate. Por eso cuando alguien está en el otro extremo de lo que uno piensa, se convierte en una especie de enemigo. Eso hay que cambiarlo.

Hada: Pues eso, estoy de acuerdo contigo. No hay que mezclar las cosas.

Novicia Dalila ha dit...

Por supuesto que no. Creo que un centro educativo, donde se está formando supuestamente, a personas para que sean imparciales, justas, solidarias y una lista larga de valores positivos, no debería permitirse que gente como el menda ese lo contaminen, y menos tiránicamente.
El vacío y la ignorancia es lo que se merece la gente que funciona como ese tipo.


Un beso, Miguel

Belén ha dit...

Buf, qué rollo cuando alguien está politizado, una compañera de un hospital, mientras no hablaras de política, todo iba bien, eso si... ¡¡que dios no quisiera que alguien dijera algo!!

Besicos

Miguel ha dit...

Novi: Totalmente de acuerdo, pero esos tipos son duros de roer, porque es que persiguen al personal.

Beleén: Pues sí, esas personas no hacen más que contaminar el ambiuente del trabajo.

LOLI ha dit...

Hombre si quieres puedes comentar tus ideas politicas,pero vamos veo a esa persona como un poco enferma,no? Lo primero que hay que enseñarle es lo que significa el respeto a ver si es que no lo conoce.Tengo compañeras del trabajo que opinan diferente a mi y lo mismo que por aqui todos nos respetamos damos nuestra opinión y borron y cuenta nueva...yo creo que lo que hace esa persona es denunciable.No lo ves tu como Bulling?Se dice así,no?

UN BESO ;)

Miguel ha dit...

Loli: Pues sí, bulling. Se podría considerar así. Y es que yo creo que no se puede instrumentalizar la política en el trabajo. para eso hay otro foros.

Angie ha dit...

Cuando somos muchos los que trabajamos en un mismo lugar, los desencuentros son incluso positivos si el resultado es constructivo. De la discusión y el debate se aprende.

Tendemos a relacionarnos con las personas que son afines a nosotros y tendemos a actuar según los valores que cada uno tenemos así que siempre va a haber discordancias.

Aunque no lo queramos el sistema educativo es el resultado de lo que la sociedad y el poder quiere conseguir de sus ciudadanos, así que creo que política y educación, aunque no lo queramos, siempre van a estar mezclados.

Siempre habrá quien quiera imponer su criterio sobre los demás en mayor medida, pero a todos nos gustaría que las cosas se hicieran según el nuestro; la buena convivencia vendrá del grado en que seamos capaces de llegar a acuerdos.

Lo que me resulta extraño es que una persona pueda imponer su criterio a todo el centro; mi experiencia me dice lo contrario, quien no se amolda sufre las consecuencias, quien tiene poder lleva las riendas.

También sabemos todos que cuando contamos las cosas las cargamos dde valoraciones en primera persona; el mismo hecho contado por diferentes personas seguro que tiene matices que marcan diferencias, lo digo por quitar hierro al asunto, seguro que no es para tanto.

Besos.

Yolanda ha dit...

La política debe quedar fuera de las aulas, Miguel. Cada uno tiene sus ideas, muy lícitas aunque no todas respetables, ya me entiendes, pero no se puede meter cizaña en un trabajo tan importante como el nuestro con actitudes radicales, y menos aún hacer proselitismo o demagogia para defender una opción política, la que sea. En otros tiempos sí viví situaciones desagradables por este motivo, ahora es más sutil pero no ha desaparecido. Yo tengo colegas maravillosos que no coinciden con mi opción de voto, pero coincidimos en lo fundamental y trabajamos codo con codo, lo que demuestra que la verdad y la razón no son patrimonio exclusivo de nadie y que con buena disposición podemos llegar a entendernos por muy distintos que seamos.
Feliz vuelta al cole. Un abrazo, colega.

Miguel ha dit...

Angie: Pues no sé, a lo mejor mi compañera exageraría un poco... pero esto me dio opción a escribirlo en el post. Y leer vuestros comentarios, que prácticamente todos coinciden en que la política no debe inmiscuirse en el centro de trabajo.

Yolanda: Bueno, pues eso, lo que tú dices. No se puede mezclar las ideas políticas con las de tu colega y menos aún tratar de imponerlas. Se puede debatir, pero sin imponer.

Vane ha dit...

Pues yo pienso que no debe de incluirse en el centro de trabajo, son temas independientes y cada uno es muy libre de pertenecer a uno u otro bando.
besines

Miguel ha dit...

Vane: Pues yo estoy totalmente de acuerdo contigo.

La Vero ha dit...

Hola!
Creo que cada uno puede tener sus opiniones, pero ha que respetar las que tiene otra persona y no hay que intentar cambiar nada ni convencer nada. Se puede hablar, pero nada de imponer.

Un saludo!

Miguel ha dit...

La Vero: Pues tienes razón. Una cosa es lo que se piensa (que cada uno pensamos una cosa) y otra cosa bie distinta es que queramos imponer nuestros pensamientos.

Raúl ha dit...

Por alguna referencia profesional, e incluso amistosa que he tenido recientemente, sé -como bien dices- que los centros de enseñanza están muy politizados, lo que no me parece ni bien ni mal, sino en función del sentido común que le pongáis los profesores en cuestión que, al fin y al cabo, deberíais ser ejemplo vivo de tolerancia y buena concordia.
Un abrazo.

Miguel ha dit...

Raúl: Pues sí, la tolerancia y la buena concordia es lo que debería privar en los centros educativos, pero a veces, no es así.

Gemma ha dit...

Miguel, vengo tan sólo para darte las gracias. Eres un arco iris :D

LOLI ha dit...

Ey!! Que dentro de nada ya estas de nuevo de vacaciones!!Y yo a la semana siguiente ;)

Un beso.

Miguel ha dit...

Gemma: Uno se alegra de estos comentarios....

Loli: Sí, pero nosotros ahora solo tenemos un día de fiesta y vosotros toda la semana. El resto de las vacaciones las hacemos en enero.

Nelita ha dit...

Hola Miguel, despues de un compás de espera, me veo obligada de visitarlo para darle las gracias por vuestra palabras en mi blog.Como siempre su blog muy interesante.
Saludos

Miguel ha dit...

Nelita: Gracias por pasarte por aquí. Siempre eres bienvenida.

María ha dit...

Hoy me quedo aquí, Miguel, porque el último post ya te le comenté y éste no le había visto.

Yo creo que hay que separar la política del trabajo, que nada tienen que ver una cosa con la otra, y cuando se mezclan pueden causar una explosión.

Un beso.

Miguel ha dit...

María: Pues estamos totalmente de acuerdo.

Seguidors