La meva llista de blogs

¡Ladrones!



En la escuela de mi mujer esta semana los alumnos y alumnas de sexto de primaria han estado en la nieve. En el Pirineo catalán, concretamente en la estación de Port Ainé.
Llegaron a las pistas de esquí el lunes por la noche y estuvieron toda la semana esquiando. El último día de actividades en la nieve era el jueves. El viernes por la mañana ya volvían a Castellón.
Pues bien, el jueves, mientras estaban esquiando, alguien entró una por una a todas las habitaciones de los niños, que a estas horas estaban vacías, claro, porque estaban esquiando. Y ese alguien sustrajo todo el dinero (solo el dinero) que encontró allí. Ya era final de semana y el dinero que les dieron los padres a los niños ya había mermado algo, pero como mínimo tenían los veinte euros que había que guardar para la comida y cena del viernes que no incluía el paquete del viaje. Algunos niños tenían más de veinte euros. Pero el ladrón o los ladrones hicieron tan bien su trabajo que no dejaron ni la calderilla. Cuando por la tarde llegaron los niños, vieron sus carteras totalmente vacías. La histeria se apoderó de los pequeños escolares que habían visto cómo en un pispás había volado su dinero. ¡Qué hacer! Algunos se pusieron a llorar, otros corrieron a refugiarse en los profesores (que, curiosamente, fueron respetados por los ladrones) y les contaron lo que había pasado. Los profesores les tranquilizaron diciendo que la escuela se haría cargo del dinero de la comida y la cena del viernes, pero que esto había que denunciarlo. Y así hicieron. Estuvieron tomando declaración en la comisaría de policía hasta la noche. Y después, para resarcirse del susto, los llevaron a una discoteca. Había niños que tenían miedo de dormir en la habitación, pues si por el día habían podido entrar, por la noche, si entraban, sería peor. A los profesores les costó tranquilizarles, pero al final no pasó nada. Pasó la noche y emprendieron camino de Castellón. Llegaron felizmente y la cosa no pasó de ahí. Pero quedó el regusto amargo de la rabia de haber sido víctimas de los ladrones. No era ya por el dinero, que no era mucho. Haber perdido veinte, treinta o cincuenta euros no va ninguna parte, pero la idea de que alguien entró en su habitación…
El director está estudiando la manera de ver si se pudiera devolver el dinero robado a cada alumno con fondos de la escuela, pero hay maestros que no están de acuerdo con esto.
¿Qué opináis sobre el tema?

33 comentaris:

Joselu ha dit...

Me imagino una situación semejante en mi centro, y creo que en ningún caso la escuela debería hacerse cargo de la devolución del dinero robado. No entiendo que deba hacerse pero la escuela no es responsable de algo que sucede en un refugio o albergue de montaña. Entiendo que os hicierais cargo de la cena. Era lo mínimo pero además se abriría una casuística conflictiva sobre cuánto dinero devolver a cada niño (¿20?, ¿50? ¿10? ¿Lo que afirmara llevar en el monedero? No sé, no lo veo adecuado. Imagino que este tipo de situaciones deben ser de lo más comunes, y no creo que sea la primera vez que sucede. Fue alguien con mucha facilidad para entrar en la instalaciones y mucho conocimiento de la situación. Desgraciadamente, este tipo de robos quedan impunes igual que otros muchos que tienen lugar en los centros educativos. Una pena.

Un abrazo.

Lourdes ha dit...

Angelicos, qué mal rato habrán pasado.. Y sí, al fin y al cabo, el dinero es lo de menos, pero para ellos habrá sido la primera vez que se han visto tan desprotegidos, y eso cuesta más de resarcir.
No creo que ni devolviéndoles el dinero se vaya a conseguir.


Un beso, Miguel!!

TORO SALVAJE ha dit...

Es muy complicado lo de devover el dinero porque como lo justifica el director de la escuela en el presupuesto?
En que capítulo?

Además de ladrón hay que ser un hijo de puta para robar a niños.

Saludos.

Miguel ha dit...

Joselu: Yo ya se lo he dicho a mi mujer: en ningún caso el director debe devolver el dinero. Mala suerte. Y ya está. Yo creo que el ladrón (o ladrones) debe de ser alguien que trabaja en el hotel y tiene acceso libre a las habitaciones. Y además era sabedor al dedillo de la situación. Pero ahora ya no hay nada que hacer.

Lou: Sí, según cuentan, pasaron un mal rato porque se imaginaban que en cualquier momento podrían volver a entrarles en la habitación.

Toro: Efectivamente. Y además, unos hijos de puta.

cristal ha dit...

Pienso que la escuela no tiene responsabilidad en el incidente, en todo caso el albergue u hotel tendría que responder de quién pudo tener acceso a las habitaciones de los niños. Está claro que fue alguien que conocía perfectamente sus movimientos, sus entradas y salidas.

Siento mucho el que se haya producido tan desagradable incidente en esa semana de esquí. Estas experiencias no beneficia nada este tipo de actividades.

Un abrazo, Miguel.

Yolanda ha dit...

Miguel, a la responsabilidad que entraña llevar de viaje a unos chavales durante unos días en los que puede pasar de todo hay que añadir desagradables incidentes como éste. Coincido con los demás comentarios en que el colegio no tiene por qué devolver el dinero robado, bastante hizo con solucionar la papeleta de la cena. Tuvo que ser alguien de dentro, evidentemente, con acceso e información suficientes para aprovechar la ausencia de los niños. Comprendo su miedo y su desazón. ¿Cómo han reaccionado los padres? A veces cargan las culpas contra el colegio sin razón, hemos visto ya tantas cosas en nuestros uchos años de docencia que lo raro es que aún nos sorprenda algo.
Yo vuelvo este año a Benicássim, como te dije. Ojalá no ocurra nada parecido.
Un abrazo, colega.

Marinel ha dit...

Hombre,la escuela no es culpable del delito y no creo que quisiesen que sucediera algo así.
Además,la escuela se hizo cargo de los gastos del último día también,¿no?
Supongo que los padres serán comprensivos y descartarán la idea de que el colegio se haga cargo de algo en lo que nadie es culpable.
Ahora sí,que sería fantástico que diesen con los culpables,que huele a tufillo eso de que a los profes no les tocasen nada...
Mira que robar a unos pobres críos,es el colmo ya.
Besos.

Miguel ha dit...

Cristal: Está claro que el ladrón o ladrones eran gente del hotel (empleados) porque conocían todas las circunstancias y además tenían acceso a las habitaciones.

Yolanda: Los padres han reaccionado muy bien, y lo han entendido perfectamente. Lo único que pasa es que el director del centro, según me cuenta mi mujer, está dudando en ver si les tiene que devolver el dinero, o no. Yo pienso que no tiene por qué devolverlo, per, cada cual piensa de una manera.
A ver si este año nos podemos ver en Benicàssim Yolanda.

Marinel: Es raro que a los profesores no les robasen nada, pero yo creo que esto forma parte del plan de lo ladrones. Ellos sabrán por qué. Lo malo es que esto ha enturbiado una semana feliz de esquí.

VANESSA ha dit...

Vaya tela!! Es increíble q pasen estas cosas!! Qué pena me da por los niños, q no tienen culpa de nada.
Pero no creo q sea responsabilidad del instituto, como para devolverles el dinero. Ha sido una cosa q ha pasado q no tiene nada q ver el instituto. Es como si le roban una mochila a algún chiquillo, no pueden hacer nada con eso.
Besoss

Angie ha dit...

A mí me suena a que el que lo hizo sabía muy bien lo que hacía. Yo habría puesto alguna queja y todo lo que fuera necesario porque parece que no era la primera vez. Me parece alucinante.
No estoy muy segura de si el centro podría devolverles algo o no, igual existe un seguro que lo cubre y es posible devolverles una cantidad fija a cada uno. De otra forma, o sea, del presupuesto del centro no lo devolvería.

Pobres criaturas. Pero no entiendo, ?no había cerradura en la puerta? Y si es así, el acceso necesariamente debe estar restringido a muy poquita gente. Yo, en cualquier caso pondría una reclamación, para que no se repita.

Seguro, seguro que no fue un drama, traerán un buen recuerdo de sus pinitos en la nieve, que es lo importante.

Muchos besos. Espero que ya hayas mejorado.

Un abrazo.

Antonio ha dit...

Opino que no existe responsabilidad, ni siquiera moral, de la escuela. Ha sido un mal trago y se debe aceptar de ese modo. Quizá el seguro de viaje o el propio hotel deberían asumir en parte los gastos generados, ya que no es un descuido sino un robo sistemático. ¡Qué pena!

Gemma ha dit...

Lo mejor es llevar el dinero encima y si los alumnos son muy pequeños que lo lleven encima los profes. Claro que si les roban o lo pierden entonces la responsabilidad parece mayor por parte de los maestros pero digo yo que tampoco va uno solo, se lo pueden dividir entre 3 o 4, 2 o los que sean...

Una pena la verdad, me sabe mal por los chicos y por los profesores que habrán sentido mucha impotencia.

Espero que a parte de esto tan desagradable lo pasaran bien esquiando, estas experiencias siempre unen.

Un abrazo.

Gemma ha dit...

Perdona, olvidé responderte: yo tampoco pienso que la responsabilidad sea de la escuela tal como lo has contado.

Luis Antonio ha dit...

Pienso como la mayoría de los comentaristas, la escuela no tiene por qué devolver el dinero robado. Hay que pedir responsabilidades al establecimiento hostelero, si acaso. Y en vista de la mala experiencia, tomar nota y poner los medios para que no vuelva a ocurrir otra vez.
Un abrazo

LOLI ha dit...

Me pongo en el lugar de madre de alumno y no pediria al centro el dinero robado...que culpan tienen?
Por lo menos los profes tenian suficiente para pagarles la cena...menos mal!!
Madre mia menudo susto se llevaron!!

Besazos

Pd Aaron ya está en Madrid trabajando.

Miguel ha dit...

Vanessa: Pues sí, yo también pienso como tú. El colegio no tiene que pagarles lo robado. El colegio no es culpable del robo. A todo caso se tendría que pedir responsabilidades a la dirección del hotel...

Angie: Yo casi diría que los que lo hicieron son empleados del hotel. Sabían demasiado.

Antonio: Estoy totalmente de acuerdo contigo. El hotel es quien tiene que responder del robo.

Gemma: Sí, tienes razón, pero si se lo llevan detrás hay peligro de que lo pierdan. La verdad es que no tiene por qué pasar nada si uno se deja el dinero en el hotel. Pero ladrones los hay en todas partes, ya ves.

Luís Antonio: Estoy contigo. Al hotel es a quien hay que pedir
responsabilidades. Y que investiguen quiénes son esos o esas que aprovechando la circunstancia hacen lo que hacen.

Loli: No, si los alumnos (ni los padres) han pedido el dinero al colegio, eso fue una iniciativa del director de la escuela, pero ya ha pasado, ahora ya no hay nada que hacer. Todo ha quedado en un susto.
Bueno, así que Aarón ya está en Madrid... me alegró un montón por él, dale un besazo de mi parte.

MAR ha dit...

Vaya,que lástima¡ no creo que el colegio deba hacerse responsable de devolver el dinero, no tiene la culpa.Lo que no entiendo, es como la gente del hotel o albergue, no tuvieron más cuidado.
En fin,menos mal, que los críos,a salvo.
Besos.

Miguel ha dit...

Mar: Pues sí, porque yo creo el que lo hizo fue algún o alguna empleado del hotel.

Perséfone ha dit...

¿Que qué opino sobre el tema? ¡Pues sólo se me ocurren palabrotas e improperios para definirlo! Tratando de suavizarlo al máximo sólo decir que hay que ser muy cretino para hacer tal cosa y aprovecharse de unos pobres chavales.

Tal vez peque de malpensada, pero eso tuvo que hacerlo alguien que no sólo tuviera acceso a las habitaciones, sino que también tuviera idea de quien se hospedaba en ellas.

Menos mal que el centro supo cómo tranquilizar a los chiquillos. Menuda forma de acabar el viaje los pobres.

Un abrazo.

Little ha dit...

Qué poca vergüenza hay que tener para robar. Pero es que encima, a unos niños... qué triste.

Miguel ha dit...

Perséfone: Estoy de acuerdo contigo. Esto lo hizo alguien que sabía muy bien de qué iba la cosa y que, además, tenía acceso fácil a las habitaciones.

Littel: Pues sí, y además a unos niños...

Vane ha dit...

se cierra una etapa para abrir otra nueva, y con ello doy por cerrada una etapa de mi blog, no sé si temporalmente o para siempre...
El caso es que quería darte las gracias por compartir conmigo todo este tiempo, si quieres... siempre podemos seguir en contacto!
Un besin

Miguel ha dit...

Vane: Me da pena que te vayas de bloger. Te recordaré como una buena amiga.

María ha dit...

¡¡Jo, pobrecillos!! ¡¡vaya manera de amargarles una semana feliz!!

Sinceramente a veces me pregunto, cómo puede haber gente tan miserable por el mundo... y sí, sin duda que la hay. En fin, a veces aun dentro de lo malo, también hay la parte positiva y es que seguro que entre todos y compartiendo al misma situación desagradable, seguro que se unieron más, no hay nada que una tanto como la desgracia... lo sé, no es que consuele mucho, pero a veces, que te den un abrazo con cariño vale mil veces más de todos los euros del mundo.

Y no, MIGUEL, no creo que la escuela deba a sumir el coste de ese robo, lo que hizo de pagar la comida de esos días estuvo genial, hasta ahí...



Un beso muuuy grade y...


¡¡Yaaaaaaa lo tengo en mi casa!! me lo trajeron esta mañana, me refiero a "Los cachitos" :-) es precioso, además ilustrado... le das las gracias a tu hija de mi parte, por favor y un beso grandote.

Miguel ha dit...

María: Yo también opino como tú. La escuela no tendría que hacerse cargo. De hecho, no se lo va a hacer. Y sí, hay gente miserable por el mundo.
¡Ya tienes los "cachitos..." me hace mucha ilusión que lo hayas comprado. Ya se lo diré a mi hija.

Belén ha dit...

No sabría decirte... pero no creo que sea lo más justo eso de devolver el dinero con las arcas del colegio... más que nada porque el resto de los chavales no tienen la culpa... y esas cosas pasan, por desgracia

Besicos

Miguel ha dit...

Belén: Pues estoy de acuerdo contigo. Al final no se devolverá el dinero, según me ha contado mi mujer.

María ha dit...

¡¡Qué faena! pero no por el dinero sino por el disgusto que se habrán llevado los niños.

Yo no encuentro responsabilidad en la escuela, son cosas que pueden pasar a cualquiera, a nadie queremos que nos pase, ni nadie más que el que lo hace es responsable de ello.

Un beso.

Miguel ha dit...

María: Tienes razón. Al final todo se quedó en solo un susto.

Rachel ha dit...

Qué fuerte Miguel! Me parece vergonzoso quien lo haya hecho, pobres niños, el susto y bueno quedarse sin dinero...hay gente para todo. Me parece que los profesores actuaron como debían, protegiéndolos y cuidándolos. Lo de devolver el dinero no creo que sea lo suyo, nada tiene que ver el colegio, lo que tenían que hacer fue lo que hicieron, ocuparse de los niños con la comida y lo que les hizo falta. Besos

Miguel ha dit...

Rachel: Pues la verdad es que los profesores hicieron todo que debieron. Pero en este mundo hay mucha gente impresentable.

Myriam ha dit...

Robar es malo, por supuesto, pero robar a niños es además una vergüenza y más todavía: porque al haber entrado a la habitación de los niños, éstos se sintieron vulnerables y tuvieron miedo. Es una pena que un paseo tan lindo haya sido arruinado por eso, pero tu señora y los demás maestros manejaron muy bien la situación por lo visto.

Abrazos x2
Y Bienvenido, Miguel, a mi blog.

Miguel ha dit...

Gracias por tu comentario Myriam. Pues sí, yo creo que al final todo quedó en nada por la buena labor de los profesores y profesoras.

Seguidors