La meva llista de blogs

Momentos idílicos



Momentos idílicos son aquellos en los que determinadas circunstancias mundanas que de por sí no tienen nada de especial te hacen sentir feliz. Y cada vez que vuelves a estos momentos, la felicidad se repite. Parece ser una fuente inagotable de felicidad. Una fuente que por más que manen de ella gotas llenas de felices momentos nunca se acaba. Y por ello se vuelve a ella una y otra vez.
Cada uno tiene su fuente secreta, que le proporciona gotas de cálida ventura que regalan bienestar a manos llenas y felices ganas de vivir.
A lo mejor, algún día, casi sin querer, decimos a alguien que tenemos un lugar, un momento, un rincón, donde nos encontramos cara a cara con la felicidad. A lo mejor no lo decimos nunca. Y es un secreto entre nosotros y nuestra alma.
Hoy me gustaría compartir con vosotros y vosotras ese pedacito de cielo que el ciego destino tiene a bien obsequiarme de vez en cuando, así, como quien no hace la cosa, y que yo lo recibo como un auténtico don de los dioses…
Es cuando los sábados, después de fregar, me dispongo a hacer la siesta. Me llevo mi colección de facsímiles del Capitán Trueno y leo un cuadernillo. Hay veces que el sueño me atrapa rápidamente y a penas puedo leerlo entero, otras lo termino y cojo otro libro; pero pronto Morfeo me abraza y caigo rendido en sus brazos…
Otras veces es cuando estoy frente al ordenador escribiendo un post o alguna otra cosa y en mi equipo de música (fiel hasta extremos insospechados) me regala notas musicales de esas que me hacen soñar…
También pudieran ser aquellos días (mejor, noches) en que el frío es el protagonista. Y cuando llega la hora de ir a la cama, nos arrebujamos mi mujer y yo, hechos un ovillo de piernas y brazos y alientos entremezclados, y esperamos entre este tibio calor humano que el sueño dé paso a otra cosa.
Es cuando me sumerjo en la lectura de un libro que me tiene atrapado desde que lo empecé.
Es cuando veo (a lo mejor por enésima vez) en la tele una de esas películas que me fascinan.
Es cuando mis alumnos me demuestran que están a gusto conmigo.
Es cuando miro el blog y veo que hay nuevos comentarios.
Es cuando viene mi hija con su perrita Lluna a vernos.
Es cuando vamos de viaje a Andorra (vamos todos los años por navidades) y paramos a comer en Organyà (qué frío) a “Cal Jesús”, donde hacen unos “rovellons” y unas carnes a la brasa que están divinos.
Es cuando en verano, a primera hora, me voy a pasear solo por la orilla de la playa…
…y tantos otros momentos…
…y vosotros y vosotras, ¿tenéis también momentos idílicos que os gustaría compartir con todos?

30 comentaris:

Esther ha dit...

Idílico es tener el privilegio de enumerar los hechos que nos hacen estremecer, tener la fortuna de vivir.
¿Momentos a destacar? Todos,hasta los de más dolor acaban por ser idílicos de alguna manera u otra.
Me cuesta hacer estas separaciones/enumeraciones, me nutro de instantes pero los ato unos a otros haciendo madejas.

Un placer enorme leerte Miguel.Como siempre.

Lourdes ha dit...

Me ha encantao el post, eh?
Yo tb tengo momentos de esos.

Alguna canción cuando suena y me deja sin aliento...
Alguna charla especial con alguien especial...
Pararme a ver el cielo cuando atardece...
Cuando estoy metida entre las mantas oyendo llover fuera...

Hay más, pero ahora mismo, éstas son las que se me ocurren. :)


Un beso, Miguel!!

Fernando Manero ha dit...

¿Qué sería de nosotros sin esos momentos que dan sentido a nuestra vida y la hacen más placentera? ¿Podríamos sobrellevar la carga de la incertidumbre que nos acecha sin arroparnos en la seguridad que nos da el disfrute libre de lo que nos pertenece porque deseamos y necesitamos que siga siendo nuestro? Son las historias mínimas que engrandecen lo que nos rodea, las pequeñas satiafacciones que reconfortan el ánimo y nos llevan a pensar que, pese a todo, no todo está perdido. Es curioso: todas las cosas que te complacen forman parte también parte de mis querencias personales. Un abrazo y feliz año.

Miguel ha dit...

Esther: Qué bonito comentario. Esto me hace pensar que yo también disfruto de momentos idílicos cuando ato los acontecimeintos.

Lourdes: Seguro que hay más. Yo también tengo más, pero me pasa como con los chistes, que después de reirme mogollón, luego no me acuerdo.

Fernando: Sí, son estas cosas mínimas como tú dices, que engrandecen nuestra alma. Y que nos hacen que la vida sea más llevadera.

Joselu ha dit...

Ya no leo El capitan Trueno, pero tuve en mi adolescencia toda la colección que encuaderné cuidadosamente. Era para mí un tesoro. Es difícil hacer un listado de placeres de la vida: hay muchos pero asocio el placer profundo cuando va unido a una cierta penetración intelectual. Desafortunadamente soy de carácter secundario (quizás por eso se llama mi blog Profesor en la Secundaria) y no soy capaz de disfrutar con las cosas esenciales y sencillas. Mi placer viene dado por esas situaciones en que se produce una intensa concentración, y tal vez llega lo que la psicología gestáltica llama un "insight", que pudiéramos traducir como "revelación". En todo caso puedo decir que comerme unos buenos churros leyendo el periódico me llena de placer. Saludos.

Temujin ha dit...

Me gustan los finales donde la Justicia vence a los malos, el Capitan Trueno y demás son santos de mi devoción, incluso me he leído todos los de Roberto Alcazar y Pedrin, El Guerrero del Antifaz... El triunfo del Bien sobre el Mal, eso me encanta.

Luis Antonio ha dit...

Comparto el deleite por todas esas cosas pequeñas, pero enormemente gratificantes. En la infancia leí cientos de tebeos y ahí está el origen de mi afición por la lectura. Luego vendrían novelas del Far West, FBI, Zane Grey... y la literatura en general.

Cuando vayas otra vez a Andorra dímelo y te recomendaré un sitio pintoresco para comer bien, abundante y económico...

Un abrazo

cactus girl ha dit...

Hay muchos que coincido contigo y añado los sábados por la mañana, con mi café tranquilamente, sin prisas, mi sofá y mi libro...

Eso si no he hecho la compra, porque si no me tengo que ir al Mercadona en cuanto me levante...

Cualquier momento pequeño e insignificante es el que da sentido a la vida, eso no lo dudes..

Un beso

Isabel Rubio ha dit...

Mientras podamos disfrutar de esas experiencias, nos sentiremos afortunados. Estoy de acuerdo totalmente contigo, y por eso no entiendo la petulancia y la pedantería con que se expresa el comentarista Joselu, que no tiene nada de primario como los demás, como si los demás nos dejásemos llevar exclusivamente en la vida por sesaciones "light" y no "heavy" como a él le molan. Se necesita ser engreido.

Miguel ha dit...

Joselu: Lo bueno de estos momentos que nos regala la Naturaleza es que los puedes encontrar en cualquier sitio. No importan lugares ni condiciones humanas. Depende de una conexión puntual entre la mente y el placer. Por eso todos estos momentos idílicos son válidos (por eso no comprendo, ni comparto, el comentario de Isabel Rubio)

Temujin: Es un mundo idílico este de los héroes del tebeo. Me duermo siempre con una sensación de que la justicia ha puesto a cad uno en su lugar...

Luís Antonio: Son estos pequeños momentos que no se deben dejar escapar, que no tienen trascendencia ninguna, pero que nos colman de felicidad. Leí en un post tuyo algo sobre un pueblo de Andorra que visitaste y donde se come muy bien. Si el año que viene vamos te lo recordaré. Gracias.

Cactus girl: Es verdad, los sábados por la mañana... este también es un momento idílico. Mientras desayunamos y oímos en la radio el program de "No es un día cualquiera..."

Isabel Rubio: Antes que nada, decirte que aquí en este blog se aceptan todas, y digo bien, todas las opiniones. Pero hay una regla fundamental, que es la de respetarlas. Y si uno piensa diferente a ti, no por eso es un engreído. Joselu tiene sus preferencias, que me parecen fenomenales, pero que no coinciden con las mías, bueno ¿y qué? son aportaciones que enriquecen más este blog. Por eso yo las acepto. Isabel, creo que te has pasado un pelín...

Joselu ha dit...

Realmente, he leído y releído mi comentario y no veo el engreimiento por ningún lado. En todo caso planteo que mi forma de placer es esa. No la considero superior ni mejor a ninguna otra, y además digo que "desafortunadamente" es así. Creo, Isabel Rubio, que no has sabido entender la letra y música de mi comentario que no pretendía ningún tipo de superioridad, sino una constatación de mi perspectiva sobre lo que proponía el post.

Gracias, Miguel, por tus palabras.

Un cordial saludo, a todos.

Balovega ha dit...

Lindo día..

Ha sido un placer pasar a saludarte y leerte... Buen fin de semana..

Un abrazo

TORO SALVAJE ha dit...

Supongo que todos tenemos algún momento idílico. Mal andaríamos si no.
Mis tapas del viernes noche, un buen partido de la NBA, un post como este tuyo, cuando me voy al espigón en bicicleta y me estiro mirando el cielo y escuchando las olas... si que hay si.

Saludos.

Miguel ha dit...

Balovega: Gracias por visitarme. Que tengas un buen fin de semana.

Toro Salvaje: Ya ves, los momentos idílicos existen... sólo hay que buscarlos...

Isabel Rubio ha dit...

Miguel, me encanta tu blog y tu inteligente sencillez. Pido disculpas si he molestado a alguien en este escenario que llevas con tanta calidad y calidez. No conozco al comentarista Joselu y, por supuesto, nada tengo contra él, pero no me negarás que en el contexto del tono mantenido por los demas comentarios el autocalificarse de "secundario", en contraposición a lo "primario" del resto, y de presumir de disfrutar con "lo que la psicología gestáltica llama un "insight", que pudiéramos traducir como "revelación", no es para arrugar el ceño ante esa expresión tan pretendidamente excepcional. Corto y cierro. Un saludo desde Hellín.

María ha dit...

Me gustaba leer en mi infancia tebeos como Zipi y Zape, Mortadelo y Filemón, Carpanta, y otros muchos.

Gracias por compartir tus idílicos momentos, yo ya también los tengo, como todos los demás, por ejemplo, contemplar el mar cuando puedo estar cerca, es como estar soñando en una nube, o un paisaje, o estar rodeada de mi familia, de mis amigos, o cuando me abrazan o besan mis seres queridos, o cuando me hace vibrar una canción, o un poema, o un escrito me llega adentro... son tantos los momentos, que no terminaría Miguel.

Un beso.

zim ha dit...

Eres un hombre rico, Miguel, rico y sereno. Me alegra muy sinceramente. Que ese grifo mágico no deje nunca de manar las gotas que tan feliz te hacen.

Belén ha dit...

Muchas cosas... la verdad es que los momentos más idílicos tienen que ver con el invierno... cuando hace frío fuera y tu te quedas leyendo en la cama...

Besicos

Novicia Dalila ha dit...

También tengo mis momentos idílicos:

- Cuando me meto en la cama por la noche y siento las sábanas en el cuerpo.
- Cuando después de cenar nos sentamos en el sillón y a veces tenemos conversaciones "familiares".
- Cuando después de esto, se van todos a la cama y me quedo sola. Ese rato es sólo mío y lo disfruto cantidad.
- La siesta de los findes...Imprescindible.
- Cuando me asomo a mi terraza y veo el mundo bullir.
- Cuando contemplo un paisaje en silencio....

Tengo infinidad de pequeños momentos que me hacen sentir que estoy viva, sobre todo porque son los que hacen mi vida tangible, a veces físicamente y otras desde el interior.

Gracias por compartir los tuyos, Miguel.

Un beso.

Miguel ha dit...

Isabel: Esta es tu opinión, y dicha queda. Hablando se entiende la gente. Pero lo mejor de estas palabras habladas (o mejor, escritas) es que no todas van por el mismo camino, no todas obedecen al mismo planteamiento, no todas, en fin, pertenecen a seres clónicos, sino todo lo contrario. Cada cual tiene su opinión y sus miras, y en consecuencia comenta. Por eso nos podemos encontrar con comentarios que distan mucho de lo que nosotros entendemos una opinión que esté en nuestra línea, pero nuestra reacción creo que debe ser de tolerancia, y no caer nunca en la descalificación, y menos aún en el insulto, creo que esto es la base de la convivencia en este lugar que como su nombre indica esta reservado a las Buenas Vibraciones. Gracias por estas palabras de disculpa.

María: Gracias por compartir estos momentos tuyos aquí en este espacio. Un poquito de estos espacios han llegado hasta aquí, y esto es bueno.

Zim: Me has llamado rico, y esto para mi es un halago. No tengo dinero, pero me considero rico.

Belén: ¿Por qué será que el invierno azuza más el sentimiento idílico que el verano...?

Novi: Veo que tenemos bastantes momentos idílicos comounes. Y es que la felicidad, bien miradad, está más al alcance de nuestras manos de lo que a veces nos hacen pensar.

V ha dit...

Por ejemplo...

- Llegar casa muerta de hambre y oler el pollo asado que hace mi madre cuando ni he abierto la puerta todavía. Me encanta esto. Es genial :)

- Me encantaba despertar a mi padre haciéndole la puñeta cuando se quedaba dormido en el sillón del comedor.

- El vino y el jamón de los miércoles por la noche :)

Besitos, Miguel.

Miguel ha dit...

V: Lo de hacer la puñeta a tu padre... me encanta...

Yolanda ha dit...

Miguel, es estupendo que propongas hablar de nuestros momentos felices. Cada día tenemos varios, pero no los apreciamos porque no lo pensamos. Me gusta, por ejemplo, leer el periódico mientras desayuno... La ducha templada para sentir el cuerpo nuevo... Ver las caras amigas de mis compañeros... Las sonrisas de mis alumnos (mañana estarán soñolientos, como yo, qué pereza volver a madrugar, uf...) Una sopa caliente en los días fríos... La siesta cuando llego del colegio, ese silencio que me resulta imprescindible... La música de la radio o de la cadena, siempre amiga... Las palomitas que acompañan mi sesión de cine... Y en invierno, sobre todo, el rato de lectura en la cama con la bolsa de agua caliente en los pies... Y la buena comida, el chocolate, la charla con los amigos, contemplar el cielo estrellado (dice un refrán: "De amores el primero y de lunas las de enero"), la tranquilidad que da estar a gusto consigo mismo, el bienestar del hogar... en fin, todo eso y más, mucho más. Gracias por esta sugerencia.
Me temo que necesito un nuevo ordenador, menudo gasto imprevisto, eso sí que no es un placer con lo que nos han recortado el sueldo... Bueno, al menos será mejor y más rápido, ya veremos.
Feliz vuelta al cole... en lo posible...Un fuerte abrazo, colega.

Miguel ha dit...

Yolanda: Buenos momentos nos has hecho compartir. Y es que la vida está llena de momentos idílicos. No hay más que buscarlos. Por cierto, nosotros aquí volvimos el viernes de las vacaciones.

María ha dit...

¡¡Uy MIGUEL!!

¿de verdad te atreverías a soportar mis momentos mágicos? podría escribirte una lista tan inmensa que necesitaría dos blogs y tú...¡¡ya estarías muerto de aburrimiento!!

Verás a mi me gusta hace tantísimas cosas, disfruto con tantísimas tonterías y me lo paso tan bien con casi nada que por eso mis momento mágicos son miles.

A ver, voy a ser prudente y te cuento...

Cuando caminando por la calle a toda prisa, veo caras que me sonríen, me dice cosas de esas que hacen que te sonrojes, miras al cielo y sientes cómo te acaricia el sol o la brisa, pasas al lado de una confitería y sientes su aroma ( verás yo apenas huelo y cuando de pronto siento un olor agradable...lo sigo como un perrillo:-)

Cuando llego a casa empapada, me quito la ropa, salen volando por el aire mis tacones( los odio:-) y me meto bajo una ducha caliente.

Cuando mi hijo pequeño y yo, hacemos batallas de cosquillas o de lo que sea y nos revocamos por el suelo jajaja Cuando le cuento cuentos por la noche, cuando mi hija, me cuentas sus confidencias, cuando veo que le interesan las mías...y dejo de ser su madre y por un ratito soy su amiga.

Cuando me escapo a ver el mar... ¡¡siempre absolutamente, siempre!! que puedo cerrar los ojos y disfrutar lo que más me gusta en el mundo, que es la música... cuando descubro un libro que hace que me olvide que aún no he dormido y ya tengo que levantarme ... cundo veo una peli que me transporta dentro de la pantalla... ya, lo dejo...prometido:-)


Lo que más me ha gustado de tus momentos, es el ovillo que os hacéis tú y tu mujer jajaja

Un beso muuuy grande y lleno de magia.
Cuando

Vane ha dit...

Miguel, me has hecho retomar por un instante todos esos momentos que son y han sido idílicos para mí, y que al recordarlos lo vuelven a ser. Gracias!

Besines y feliz año nuevo!

María ha dit...

¡¡Uy!! siento meterme donde nadie me llama, pero...


He vuelto y he visto los comentario de ISABEL RUBIO hacia lo que le ha provocado el de JOSELU y no puedo dejar de decirle con todo mi respeto, que ...

¡¡NO HA ENTENDIDO ABSOLUTAMENTE NADA DE LO DICHO POR JOSELU!!

¡¡Seguramente no habrá nadie en este blog menos engreído que JOSELU, teniendo mil motivos para serlo!!

Y que por favor, lea despacito e intente entender los comentarios de alguien ( aquien como afirma no conoce, es obvio:-) la siguiente vez, antes de calificarle de pedante, petulante y insultarle llamándole engreído.

Lo siento Isabel, me ha dolido como si me hubieras insultado a mi, nadie menos que él se mere tus palabras...

Y perdóname MIGUEL, lo suyo no ha sido una opinión, lo suyo han sido injustos insultos a partir de una opinión más que personal y retorcida de un comentario ajeno, si se me permite a mi opinar sobre su comentario, sin ánimo de ofenderla, sólo de que recapacite la próxima vez, antes de herir gratuitamente a nadie

Por eso te ruego que perdones mi intervención, pero me lo pedía el cuerpo.


Un saludo para Isabel y...

Un beso para JOSELU y para ti.

Miguel ha dit...

María: Gracias por tus palabras. Creo que has conseguido poner un claro y tajante punto final a este pequeño incidente.
Por otra parte, veo que eres una auténtica persona feliz. Tengo que aprender mucho de ti. Y en mis clases de Ciudadanía, cuando hablemos de felicidad, yo diré que conozco a una chica que es feliz, y que no necesita casi nada más que mirar la vida para serlo. Esa eres tú.

Vane: Es que compartir es dar un poco de lo que uno tiene... por eso me gusta tanto compartir.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO ha dit...

mI MEJOR momento idílico es cuando alguien que está junto a mí es feliz. un abrazo.

Miguel ha dit...

Fernando: Es que la felicidad es contagiosa.

Seguidors